Salimos de una noche de recuperar millas con respecto a “Brunel”, que sorprendentemente en 24 horas ganó y perdió 22 millas. Al poco tiempo de llegar a la zona de exclusión de hielo ya se veía que nuevamente la flota se juntaría y estaría muy ajustada. Exactamente lo mismo que sucedió en el Pacífico Sur aconteció en estas latitudes al norte del océano Atlántico. Cinco Volvo Ocean 65 navegando a menos de una milla uno del otro. Un espectáculo de través y una regata de velocidad en línea recta.

Poco a poco fuimos entrando a esta zona con un viento del Sur, cálido por cierto, de 17 a 19 nudos. Día perfecto para regatear y más en estos barcos que cortan el agua.

Por barlovento logramos alcanzar a los holandeses obligándolos a orzar y poco a poco caer a nuestra popa. En ese momento el viento bajó un poco dejando la duda de un cambio al código cero cuando estábamos navegando con fraccional. Mucha satisfacción y buena energía rondaba por el “MAPFRE”. Quedaban aproximadamente unas 100 millas para terminar esa sección latitudinal de la zona de exclusión y todos los barcos navegaban al máximo de velocidad posible.

Un amago fallido de cambio de vela dejó mal parado a “Brunel” y poco a poco le extendimos una diferencia para estar más cómodos, ya que prácticamente estaban navegando encima nuestro. En ese momento yo estaba cocinando y parecía que el barco holandés se metería dentro del nuestro.

Al llegar a la esquina de la zona de exclusión, “Brunel” encabezaba al grupo, nosotros por detrás y bien pegado “Abu Dhabi” seguido por “Alvimedica” y “Dongfeng”. El cambio de vela de fraccional a código cero fue necesario ya que cambiamos la dirección de navegación y con ello el ángulo. Pasamos del 110º a 130º, con el mismo viento de entre 17 a 19 nudos. Todo el peso atrás, y a subir para el norte por el anticiclón de las Azores, que nos fuerza a subir a esas latitudes.

En menos de 48 horas esperamos cruzar por encima de Azores y podría ser bastante difícil. “Todos los barcos están tan juntos que cualquier cosa puede pasar”, dice Rob Greenhalgh.

Calculamos que nuestra llegada a Portugal será en cinco días y con ello una definición ajustada de esta etapa, que está siendo tan agitada.

#vamos MAPFRE!

Francisco Vignale, OBR