Después de una etapa por el Océano Sur de lo más exigente, el patrón vasco aprovecha estos días para descansar en casa tras más de medio año sin estar en Guipúzcoa. Charlamos con él acerca del pasado, el presente y el futuro del MAPFRE en la regata.

Xabi Fernández a su llegada a Itajaí, el pasado domingo © María Muiña/MAPFRE

Es, tras Bouwe Bekking, el patrón con más experiencia en la Volvo Ocean Race, ¿cuál o cómo es la diferencia de ser o no patrón en una etapa como la que acaban de vivir en el Océano Sur?
La diferencia de ser patrón o no serlo es más o menos grande dependiendo de la etapa. Cuando estás en una etapa tranquila para mí no hay mucha diferencia, en una como la que acabamos de pasar tienes otras prioridades. Por supuesto estamos compitiendo y todos queremos ganar, pero como hemos visto las cosas pueden torcerse y ponerse muy mal en un abrir y errar de ojos. La experiencia es clave. En el MAPFRE la mayoría hemos hecho esta regata antes, sólo Blair y Támara son nuevos, y sabes que la gente se preocupa de cuidarse pero igualmente tienes un ojo en mirar que estén atados cuando deben estarlo, en asegurarte que están claras las guardias y en que son honestos, honestos para decir ‘estoy cansado’ si lo están.

¿Cómo de difícil es estar atado el 100% del tiempo?
Lo de estar atado todo el rato es, digamos, controvertido, porque tienes que poder moverte para hacer las cosas, por ejemplo cuando tienes un problema o tienes que ayudar a alguien, que necesitas poder moverte también. Cuando vas en línea recta, uno va conduciendo, otro está trimando… todo el mundo va enganchado pero luego tienes que moverte en el barco para hacer otras muchas cosas y a veces tienes que soltarte para poder hacerlo. A veces tienes que ser inteligente también y estar atado no sólo es la solución. Si tienes que trasluchar, por ejemplo, tienes que moverte de un lado a otro del barco rápidamente, que es más seguro que quedarse atado en medio del barco con las olas pasándote. No es fácil ir atado todo, todo el tiempo. Intentas moverte tan rápido como sea posible pero en ciertas situaciones -trasluchando, haciendo stacking…- tienes que ir de un lado al otro y no puedes estar atado.

La situación de ‘Hombre al Agua’ es…
La peor pesadilla de un tripulante, sin ninguna duda. Hacemos todos los cursos de supervivencia, que son extremadamente útiles, pero tenemos que ser realistas y en el Océano Sur cuando estás navegando con la temperatura del agua a cuatro o cinco grados sabes que si te caes al agua las posibilidades son prácticamente nulas. Si te vas de arribada necesitas como media hora para poner el barco de nuevo en su sitio y si vas en línea recta a una velocidad de 25 nudos, parar el barco de repente y dar la vuelta no es instantáneo. Las posibilidades son mínimas.

¿Llegó a pensar ‘si pasa algo así ahora, qué hago’?
Sí, por supuesto, y también hablamos de ello. Nos preocupa y hablamos de ello pero aunque hagas la búsqueda es tan difícil que todo el mundo es consciente que es muy complicado que te encuentren. Es duro.

Xabi durante la pasada séptima etapa © Ugo Fonollá/MAPFRE/Volvo Ocean Race

Desde su primera Volvo Ocean Race, en 2005, es la segunda vez que sucede algo así en la regata, ¿ha llegado a plantearse por qué hace esto?
Creo que no. Una vez más, somos conscientes de los peligros que entraña lo que hacemos y que esto puede pasar no sólo en la etapa del Gran Sur sino también en cualquier etapa. Tú intentas hacer todo lo mejor que puedes y mantenerte lo más seguro posible pero hacemos esta regata por muchas razones -es un desafío enorme, una gran aventura, un deporte de equipo y los días buenos son muchos más que los malos-, y esto es lo peor que puede pasar. Sabemos que eso está ahí y lo tenemos en mente, pero no nos parará de hacer esta regata.

El futuro del MAPFRE, ¿hacia dónde va, qué quieren…?
La siguiente etapa es entre Itajaí y Newport, y tiene sus múltiples pequeños desafíos: subir por la costa brasileña, cruzar el ecuador, chubascos, algas… Nosotros, el MAPFRE, tenemos que dar un paso adelante ahí y poner toda la fuerza en intentar ganar esta etapa.

El equipo chino es el nuevo líder pero todavía no ha ganado una etapa, ¿es más importante la consistencia aquí?
La Volvo Ocean Race es una maratón de nueve meses y 11 etapas y la consistencia es clave, en realidad no necesitas ganar una etapa para ganar la ‘Volvo’. Siempre hemos visto a Dongfeng muy fuerte, con velocidad de barco y muy consistentes. Todavía no han ganado una etapa -estoy seguro que lo harán y tenemos que ser conscientes de ello- pero son sólidos y eso es por lo que están en primera posición.

¿Veremos un MAPFRE más agresivo a partir de ahora?
Creo que es el momento pero no vamos a hacer locuras. Hay que seguir navegando con cabeza, como hemos hecho hasta ahora, pero ya no estamos en la posición de ser defensivos.