Ayer ganaba con el “MAPFRE” no sólo su primera etapa de la Volvo Ocean Race 2014-2015 sino también la primera desempeñando el puesto de patrón. Bajo un sol de justicia hablamos con Xabi Fernández el día después de la victoria en Auckland

Xabi Fernández

¿Cómo afecta esta victoria al equipo de cara a la siguiente etapa?
Siempre es bueno hacerlo mejor del objetivo que te marcas, que era el podio, y sobre todo seguir reconduciendo la situación en esta ‘Volvo’. Nos afecta en que todo es positivo. Nuestros rivales ya saben que podemos ganarles, lo cual es bueno. Nosotros también que podemos ganarles a ellos. Creo que es una tranquilidad el saber que, aunque tenemos que seguir mejorando porque tenemos falta de experiencia en el barco, de cara a la siguiente etapa estamos mejor que antes de haber ganado ésta.

¿Qué sentiste cuando llevabas a la caña y cruzabais la línea de llegada?
Fue bonito porque ganamos la etapa, que nos hacía falta, y además superando las expectativas. Creo que es bueno porque no hemos sido especialmente rápidos en muchas partes de la etapa, en ciertos tipos de condiciones, y eso nunca es bueno para ganar. Eso quiere decir que cuando ha habido peleas, transiciones, Doldrums y “marrones” hemos navegado mejor que los demás. Y si el barco fuese más rápido seguramente hubiésemos ganado con más holgura.
Cuando estamos en maniobra o en las costeras, mi posición no es llevar el barco. La tripulación quiso que yo cruzase la línea de meta conduciendo, se pusieron un poco pesados y no me quedó otro remedio.

¿Cuál ha sido la evolución de la tripulación del “MAPFRE” como grupo humano?
Ha evolucionado el equipo, como equipo. Es siempre el miedo que tienes al empezar tarde y falta preparación. La gente se lo toma como una excusa cuando se dice, pero el problema es que tienes que crear un equipo; no un grupo de gente sino un equipo que trabaja conjuntamente en el que se conocen todos entre sí… Y hay que manejar todo eso. No sólo es el tiempo el que te hace ir aprendiendo, son también las millas y la regata en sí. Tienes que engranar desde el sistema de guardias hasta las posiciones en las maniobras a bordo.
Yo creo que ha evolucionado en eso, que nos conocemos mejor, hemos hecho cambios que han sido buenos y poco a poco el equipo está más preparado.

La parte más difícil de la etapa fue…
Después de Filipinas, que conseguimos salir de la transición primeros y cogimos los Alisios, piensas que te toca ir en línea recta y de repente vimos que tanto “Abu Dhabi” como “Dongfeng” nos pasaron como nada. No éramos lo suficientemente rápidos y con cada parte de posiciones perdíamos millas. Sin embargo creo que manejamos muy bien las roturas y eso nos hizo llegar al Ecuador pegados y de ahí salir delante.

¿Con qué recuerdo te quedas de esta cuarta etapa de la Volvo Ocean Race?
Me voy a quedar con que ganamos en Auckland una etapa muy difícil y que el recibimiento fue increíble.

¿Cuál es ahora el siguiente paso del “MAPFRE”?
Lo primero, regresa Iker [Martínez]; es muy bueno para el equipo y toda la tripulación está con ganas de que venga y poder dar otro paso adelante. Es verdad que con esta victoria y el resultado en Sanya, que no fue malo, hemos suplido bien su falta pero sin duda no tenerle a bordo es una carencia. Creo que el equipo es más fuerte con él y hace muy buen tándem con Jean Luc [Nélias].
Y luego el siguiente paso no puede ser otro que hacer un buen papel en la etapa más difícil, la siguiente. Si conseguimos un buen resultado creo que va a empezar a verse que podemos hacer cualquier cosa en esta Volvo Ocean Race, una regata muy abierta.

Una victoria dedicada a Rafael Olmedo, Presidente del Monte Real Clud de Yates de Bayona, fallecido recientemente…
Nos entremos de la noticia al llegar. El MRCYB es una referencia en España, además de que siempre estamos muy vinculados a Galicia porque es la base del equipo y por nuestro Director Pedro Campos, que es de allí. Recibimos varios premios en el MRCYB que nos entregó Rafael Olmedo personalmente y el equipo le ha dedicado la victoria.