Hola a todos:

¡Aquí estamos por fin moviéndonos rápidamente hacia el próximo punto de paso, las Filipinas! Sienta bien avanzar y mojarse de nuevo después de una semana tan dura en los Doldrums.

Ahora navegamos a través de los atolones, pero por el momento los hemos pasado de noche. Con suerte podremos ver alguno durante el día, ya que serán espectaculares.

El ánimo es bueno a bordo. Seguimos empujando el barco tanto como podemos y esperando que las condiciones nos abran una oportunidad en el futuro, pero por supuesto sabemos que nuestras posibilidades no son altas para alcanzar a los barcos de delante.

Es increíble lo diferente que puede ser la navegación de un día a otro. Afortunadamente todavía quedan por venir días buenos, así que esperamos disfrutarlos tanto como podamos.

Todavía tenemos que vigilar a los dos barcos que vienen detrás, ya que no podemos perder ninguna otra posición en esta etapa. Estoy seguro de que esta etapa nos hará más fuertes para el futuro y aprenderemos de los errores que hemos cometido.

Un saludo,

Xabi.