Xabi Fernández, patrón del MAPFRE © Ugo Fonollá/MAPFRE/Volvo Ocean Race

Hola a todos,  

Ya han pasado unos días sin escribir desde el barco. Han sucedido tantas cosas que no ha sido fácil en absoluto.

Una etapa dura esta, por muchas razones por supuesto: emocionalmente, físicamente… Como de costumbre, el Océano Austral ha sido un lugar hostil para navegar, o simplemente para estar. Ha sido la etapa más fría de las últimas ediciones y las condiciones climáticas han estado ahí también. Para el MAPFRE, empezando con un problema en el mástil el segundo o tercer día, ya no recuerdo, ha sido un desafío. Cuánto empujar el barco, cuánto preservar el barco… Obviamente hemos empujado duro y hemos tenido la suerte de llegar a Hornos en una posición bastante buena.

Hace 24 horas, cuando la mayor se rompió en dos trozos, fue un momento difícil para nosotros. Nuestra idea era seguir empujando hasta las Malvinas y tratar de reparar las cosas un poco más allí, pero la mayor no pudo aguantar más.

Tal como lo habíamos planeado antes del comienzo de esta etapa, y como hemos hecho en las últimas dos ediciones de la regata, varios miembros del equipo de tierra estaban en Ushuaia listos para subir a un barco y encontrarse con nosotros en Cabo de Hornos o algún lugar cercano para hacer las reparaciones necesarias. Una vez más nuestro equipo estaba allí, a sólo 20 millas de donde suspendimos la navegación, por lo que el plan no podría haber funcionado mejor.

Pegamos el carril y con suerte hemos arreglado la mayor lo suficiente como para hacer todo el camino a Brasil. Necesitaremos ver si lo hace o no.

Hoy las malas noticias nos llegaron de Vestas 11th Hour Racing, que ha desarbolado, una consecuencia del duro Gran Sur que acabamos de dejar atrás.

El tiempo desde aquí hasta el final no es bueno para nosotros, y parece que podríamos llegar allí varios días después de los líderes… Sólo podemos hacer lo que sea que sea bueno para nosotros y luego esperar y ver qué posibilidades hay de acercarnos a cualquier otro barco.

El ánimo está bien a bordo y estamos contentos con nuestro rendimiento, ya que somos conscientes de los problemas que nos hemos estado enfrentando desde el comienzo de la etapa.

Pronto estaremos en Brasil, listos para un buen descanso y un enorme empujón para el último tercio de la regata.

Saludos,

Xabi.