Hasta 20 minutos puede tardar un tripulante en vestirse si hace frío. Si hace calor, la cosa se pone más fácil ¿Qué meter en el macuto cuando sólo puedes llevar un máximo 12 kg de peso –botas incluidas- y la diferencia de temperatura en una misma etapa puede ser de más de 20 grados?

Vestidos para el frío y el calor

Carlos Hernández, listo para el frío y el calor en una misma etapa © María Muiña/MAPFRE

Ciudad del Cabo, con su impredecible clima primaveral, despedirá el miércoles a la flota de la Volvo Ocean Race. Unas horas después, los tripulantes estarán en pleno frío Océano Sur, con unos cuantos kilos extra de vestuario. El emirato de Abu Dabi, recibirá al “MAPFRE” con unos 30 grados de temperatura, posiblemente sin mucho viento con camiseta y pantalón corto de navegar.

Uno de los aspectos fundamentales de la vida a bordo, tan importante como la comida y que puede condicionar considerablemente el humor de un navegante, es la ropa. El ritual de vestirse y desvestirse es parte de la rutina diaria de una guardia pero puede ser muy diferente en una misma etapa. Mantenerse seco (¿es realmente posible?) y no pasar frío facilita el estar totalmente concentrado en navegar el barco rápido para llegar a Abu Dabi lo antes posible.

Casco, gorro de lana, pasamontañas de neopreno -porque si es de otro material y se moja, no se seca nunca, guantes de neopreno, cazadora técnica offshore -“la cucaracha”, como le llama el canario Carlos Hernández-, pantalón de aguas técnico, forro polar gordo, peto térmico interior, licra de navegar, camiseta térmica interior, pantalón térmico interior, calcetines -de lana y/o Gore-Tex- y ropa interior. Preparados para el Océano Sur. La primera capa térmica está destinada principalmente a aislar y “normalmente nunca te la quitas”, dice Xabi.

También tenemos la ‘chaquetilla’, como yo la llamo, o cuello de tortuga”, explica Carlos Hernández, que se caracteriza por tener en unos puños y cuello de goma que se ajusta al milímetro a la piel. Los tripulantes pueden ponerla por debajo de la chaqueta offshore o, cuando hace menos frío, simplemente por encima de la licra, como continúa diciendo el proa canario. “Cuando hace mucho calor, nos quedamos con la licra de navegar y la chaquetilla. La licra, evita que la humedad y la salitre nos produzcan rozaduras o granitos”.

En la parte inferior, igual. “Cuando hace calor sólo llevas el pantalón largo térmico fino para que no te roce el pantalón mojado. Al tenerlo pegado también sudas menos. Y si llevas un pantalón corto y no pones nada debajo es cuando empiezan las rozaduras”.

Está claro que encontrar el balance entre qué llevar y qué no llevar, es difícil. “Haces una maniobra y ya estás bañado por dentro de sudor. Pero si sales con poca ropa y no haces maniobra, tienes frío”, señala Carlos.

¿Y en los pies? Ahí es donde no hay término medio. “Si hace frío, botas siempre. Si hace calor, da igual que te mojes los pies así que llevamos unas chanclas tipo crocs”. ¿Y zapato cerrado de navegar? “No, porque los llevarías mojados todo el tiempo y sería un olor increíble…”.

Lo entendemos Carlos. 30 días de etapa, nueve hombres, sin ducharse y con la ropa contada para cambiarse… Efectivamente, podría ser “increíble”.