Ugo Fonollá, reportero a bordo del MAPFRE © María Muiña/MAPFRE

La salida de las calmas ecuatoriales no fue buena para nosotros. La situación cambió muy rápido, de estar a una milla de Vestas, Dongfeng y AkzoNobel a, una hora más tarde, tenerlos a unas 10 millas por delante. Una nube en medio de la calma, un tren al que no nos pudimos subir, aún estando tan cerca…

Después nuestra mejor alternativa no fue otra que seguir haciendo millas más hacia el Noroeste, que era hacia donde nos conducían otras nubes. Horas más tarde nos encontrábamos en un agujero rodeado de más, el único sitio donde no entraría ni una brisa en horas. En ese momento éramos líderes en distancia a meta, pero Juan Vila ya se temía lo peor. En los siguientes partes de posiciones pudimos ver como el grupo de cabeza empezaba a tener viento y nos rodeaba, aunque la mayor sorpresa fue el avance que tuvo Scallywag estando aún más al Oeste que nosotros.

Para cuando empezamos a tener viento los barcos de cabeza se encontraban ya a 70 millas de nosotros. Salíamos de las calmas en quinta posición sin muchas opciones y con los barcos de detrás bastante cerca.

Desde entonces hemos navegado con buenos vientos alisios sin otros barcos a la vista, haciendo nuestra propia contrarreloj. Los barcos de delante han puesto aún más distancia ,y aunque de vez en cuando consigamos recortarles algunas millas, parece que nuestra lucha en el frente se ha acabado por esta etapa y sólo nos queda estar a la defensiva con los de atrás.

Aunque no formemos parte de la batalla del frente la seguimos como los más fanáticos de la regata, pues dependiendo de cómo consigan acabar Scallywag y AkzoNobel, nuestros rivales más directos, Dongfeng y Vestas, nos recortarán más o menos puntos en la clasificación. Ya que si uno de estos últimos gana, recortaría cinco puntos, quedándose a tan solo uno de nosotros en la general.

Estamos a cuatro días de llegar, o como diría Ñeti, ¡a tan solo dos! “porque el día de hoy ya ha pasado -aunque sean las 8 de la mañana- y el día de llegada no cuenta’’.

Como alguien me dijo antes de empezar esta regata se trata de ver siempre el vaso medio lleno, aunque sin duda alguna falta Ñeti con sus ánimos y comentarios para acabarlo de llenar.

Ugo Fonollá.