Buenos días a todos los lectores de los blogs del “MAPFRE” en la Volvo Ocean Race:

Llevamos ya más de 12 horas de cero nudos entre Sri Lanka y el estrecho de Malaca. A la vista tenemos a “Brunel” -a unas 5 millas- y a “Abu Dhabi”, a unas 3 millas por detrás.

No hay viento. Nada. Ni más de 1,5 nudos. El agua es como mercurio: aceitosa, linda, pero totalmente plana. Se aprecia perfectamente cualquier tipo de racha que se pueda parecer a un poco de viento.

Hasta el momento ha sido perfecto para poder reparar el MH0 que se ha rasgado un poquito con la tercera cruceta y limpieza general del barco, como la zona de la cocina, baño y debajo de las literas. Carlos subió al mástil para hacer un chequeo y chequear que no hubiera ningún tipo de daño. Por la tarde Jean Luc sacó las cartas de navegación a cubierta para secarlas debido a que se han mojado durante los días de viento.

Los chicos aprovechan para poder escribir tranquilos a sus familiares y dándoles noticias de cómo está todo a bordo.

A pesar del poco viento, el enfoque en la navegación sigue en pie y sea como sea se trata de navegar con las rachitas perdidas que hay por el Índico. Todo el peso a proa es indispensable para que cada una de estas rachas se aproveche al máximo. La vecindad se reúne nuevamente y cada uno encuentra su lugar donde puede: sobre la comida o las bolsas con repuestos.

El calor es bastante fuerte, pero no demoledor. El chocolate que llevamos a bordo ya se ha derretido por completo y es difícil comerlo. Sin embargo, el hambre sigue intacto y se come absolutamente todo: huevos, barritas de cereales y proteínas, frutos secos, galletitas “Príncipe”, chocolate “Toblerone”, café, capuccino, Nesquik, sopa instantánea, noodles, pasta con atún para el mediodía y puré con carnecita por la noche, snacks “Mani” con M&M’s, fajitas con queso o algún jamón que haya quedado de ayer.

Hay ganas de navegar, de ganar la etapa y la regata, de tomar algo frío, de surfear, de estar con los seres queridos.. Pero hambre les aseguro que no hay.

Por el momento aquí, desde el “MAPFRE” flotando en el Índico, les mandamos un gran saludo y no dejen de seguirnos y mandarnos sus mensajes de apoyo y aliento que tanto bien nos hacen.

#vamosMAPFRE

Fran