Si alguna vez alentaron por este equipo; si por tus venas corre sangre latina; si en algún momento de toda esta vuelta al mundo pensaste en nosotros como favoritos o te enredaste en esta gran aventura; si festejaste en la llegada a Auckland y te dolió la llegada a Cape Town… En definitiva, si cumples alguna de esas cosas es el momento de agarrar la camiseta del “MAPFRE” -o cualquier cosa de color rojo- y alentar como nunca antes alentaste a un equipo en tu vida.

Tenemos ese podio al alcance y todo para lograrlo. Entre el podio y el quinto puesto hay dos equipos muy fuertes que nos están dando una guerra tremenda. No será una llegada apta para gente con problemas cardiacos, va a estar demasiado apretada y con mucho en juego.

El podio de una vuelta al mundo a vela está abierto. No tengo palabras para describir todo el esfuerzo y la pasión que se pone en esto. Es de esos momentos en el que los nervios tienen que ser de acero y las decisiones 120% acertadas.

Las últimas guardias han sido de lo mas moviditas. Muchísimas viradas, contraviradas y reposicionamientos. Un partido de ajedrez en el agua. La noche nunca vino y sólo fue una bajada de luz. “Hemos vivido una tarde-noche de torero” según decía Willy Altadill.

Pie en el acelerador mirando ese objetivo; los ojos puestos en ese podio y como caballo de carrera mirando hacia delante con nueve jinetes y fusta en mano a toda marcha. ¡Hoy es el día! ¡Hoy se puede!

Ha sido un placer y una experiencia de vida. Estos nueve meses a bordo del “MAPFRE” son inolvidables y es un sueño hecho realidad. A todos y cada uno de ustedes gracias por haber estado allí en las buenas, en las malas, en las rascas, en las calmas, en los Doldrums, en el Pacífico Sur y hasta en el mar de China.
Espero que junto a mis imágenes y palabras os haya podido tele transportar a esta regata y dentro de esta aventura.

Le quiero dedicar esta gran experiencia de vida y todas mis palabras escritas en mis blogs a mi madre, María Alejandra Magnoni, que fue mi ángel guardián durante toda esta vuelta al mundo y que varias veces la sentí a ella y s protección. Madre querida, estés donde estés, ¡GRACIAS!

No quiero escribir una despedida sino mas un “¡Hasta luego!” y un “¡Hasta la próxima!”

Vamos Mapfre!!!

Francisco Luis Vignale
Reportero a bordo del “MAPFRE” en la Volvo Ocean Race 2014 – 2015