Tercer día de este cruce Atlántico y la meteorología lo está dando todo para que la pelea sea más y más dura. Un viento súper racheado y con un constante role hacia el Norte nos va llevando hacia arriba y hacia abajo como en un sube y baja.

Las velas influyen mucho y las combinaciones son varias: desde el fraccional con un rizo en la mayor hasta J1 + J3 + Mayor. Cada uno juega a su modo con los tanques de agua y trimados en el palo. Hoy, de lo cerca que estuvimos de “Abu Dhabi”, se escuchaba cuando soltaban burda o la vela frontal en un racha. La flota está apretada y los nervios tienen que ser de acero. Entre ayer y anteayer Iker sólo ha dormido tres horas y media seguidas. Llegó con las pilas cargadas y se nota cada vez que nuestro líder está en cubierta.

Hoy ha sido un día de proa a proa con varios altibajos. En condiciones de 12 a 14 nudos hemos podido sacar una buena diferencia con “Dongfeng” y “Abu Dhabi”, eso ha hecho que el barco y la tripulación se sientan muy bien. Pero en calma la situación es distinta, sorprendente y difícil de entender con ataques de todos los lados y pocas opciones perdemos lo ganado en el través de 12 nudos.

Aquí estamos: en la salsa, con las manos llenas de escotas, ocupadas, trimando todo lo que se pueda y moviendo la quilla para compensar el peso en las rachas.

En nuestro tercer día en este intenso cruce del Atlántico esperamos que el buen viento nos favorezca y nos lleve a destino en lo más alto del podio.

#vamosMAPFRE

Fran