Como dice en la Biblia, “luego del séptimo día de la creación el Señor se echó a descansar”. Bueno aquí no hay descanso ni en el día del Señor.

Un día de bastante estabilidad, manteniendo al barco rápido y hacia nuestro punto de referencia en el routing.

No podemos creer lo rápido que está navegando “Dongfeng”, ya que en las últimas 24 horas nos ha sacado a nosotros y toda la flota media milla cada cuatro horas, es decir, por guardia.

Un ‘poquito’ desesperante y otro ‘poquito’ frustrante. ¿Qué estarán haciendo que nosotros no? ¿O cuál será el motivo de ese 0,2 más rápido que llevan siempre? ¿Seré el mástil y la mayor nueva? ¿Trimado del barco? Son algunas de las preguntas que la tripulación se hace…

Por otra parte, los que nos hemos quedado un poquito detrás, ha sido bastante divertido ver cómo “Brunel” empezó a correr desde el horizonte hasta cruzarnos completamente por la noche, lo mismo para las chicas que mantuvieron mucho su rumbo pero al cabo de las horas cruzaron nuestra popa.

Unas condiciones perfectas con 14 nudos nos llevan hacia la punta del Brasil con un 90º y 100º de aparente, secos (muy importante) y una escora no muy incómoda que hacen que la vida a bordo sea muy buena y poder tener todas las escotillas abiertas para que corra el aire dentro ya que el calor al mediodía es muy fuerte.

¡Que tengan un gran domingo de descanso y carguen pilas para la semana!

¡Desde el “MAPFRE”, un gran saludo!

Francisco Vignale, OBR.