Desde el día de la inport sabíamos que no iba a haber mucho viento al comienzo de la etapa. Tras una salida del puerto muy emotiva junto a Bochecha y toda su gente, nos pusimos en el campo de regatas con apenas tres o cuatro nudos. Entre saludos, despedidas y muchos gritos de aliento sonó la radio con los 10 minutos de aviso previos al comienzo de etapa.

Fue una salida súper difícil, ya que al no tener viento se tiene muy poco control sobre el barco. Nos posicionamos detrás de “Alvimedica” y metro a metro íbamos acercándonos a la boya 1 hasta que, a pocos metros de llegar, nos informaron de que se acortaba el recorrido y que tras pasar por la primera boya ya podíamos navegar hacia Newport. Viramos sobre ella y chao Brasil.

En ese momento nos pusimos modo offshore y todos comenzaron con sus guardias. Hay veces que ,en el comienzo de etapa, toda la tripulación permanece activa hasta bien entrada la noche, pero ayer después de dos horas de regata ya estábamos listos y respetando las guardias. Un viento con muchísimos roles nos fue posicionando de excelente forma contra “Alvimedica”, que estaba en nuestra proa, para dejarnos en un primer lugar liderando la salida de Brasil.

Al caer la noche hicimos dos viradas porque el viento roló más de 40 grados, algo que siempre amenaza a la flota y te puede dejar mal parado. Amurados a babor navegamos rumbo Nordeste y en busca de los Alisios. Una noche estrellada nos acompañó, con las luces de fondo de Brasil y algún que otro pesquero.

Por delante, una nueva etapa y 20 días de navegación que serán emocionantes. De momento un excelente comienzo para nosotros.

¡Vamos Mapfre!

Fran