Ya estamos en temperaturas tropicales, la humedad es como la de una selva, el viento muy flojo y las nubes amenazan con dejarnos sin viento todo el tiempo. Ahora lo más importante es ir para el Sur y lo mas rápido posible, cueste lo cueste hay que ganar millas hacia el Sur. No es fácil, ya que en el medio están las nubes, los Doldrums y áreas “infectadas” de algas que se enganchan a la quilla, timón y orzas.

Hemos ganado unas millas sobre el “Vestas” y vemos como todos los barcos en sotavento bajan a la misma velocidad nuestra. Esperemos que alguna nube se interponga en su camino y nos dejen camino claro hasta la paradisiaca isla de Fernando de Noronha.

Peces voladores, algas, algún que otro pájaro y unas 400 millas náuticas de poco viento es lo que tenemos por delante. Esto va a ser muy, muy largooooooo. Seguro nos vamos a volver buenos amigos con estos especímenes.

Los atardeceres y amaneceres son cada vez más espectaculares. No soy especialista en la materia pero estoy seguro de que es por la Latitud 9º Norte.

El domingo fue el día de la madre en Argentina. Me gustaría mandar un saludo a todas las “mamás” que conozco y en especial a la mía que ya no está entre nosotros pero me sigue, mira y cuida desde el cielo. ¡Un beso grande ‘Ma’!

Francisco Vignale

Reportero a bordo