Desde ayer por la mañana las condiciones para navegar han sido fantásticas. Rumbo Sudeste el MAPFRE va comiendo millas. Como sucedió en la primera etapa, se repite el que los barcos van todos juntos y nos podemos ver los unos a los otros. Por la tarde, el “Alvimedica” en nuestra proa; “Dongfeng”, “Abu Dhabi” y “SCA”, en nuestra popa.

Debido a la corriente que atravesamos de cinco nudos la cubierta ha sido como un submarino. Mucha agua en cubierta y también dentro del barco. Las últimas 24 horas estuve achicando bastante e intentando mantener el barco lo más ordenado posible ya que dentro la vida es difícil y todo salta para todos los lados.

Poco a poco estamos entrando todos en la rutina y las pocas horas de sueño se hacen sentir… Y más cuando hay este tipo de condiciones. Por la noche Ñeti estaba durmiendo en la litera, encima de mí, y por una ola que hizo saltar el barco rompió los sujetadores de la red que van pegados y atornillados a la pared. Terminó sobre mí, y yo sujetándolo para que no se terminaran de romper los otros.

¡Seguimos!

Fran Vignale desde el MAPFRE