Es inevitable ver que luego de seis etapas el barco azul está de vuelta en la flota. Han sido una etapas muy duras y seguramente han sido tiempos difíciles para ellos. Que hoy estén aquí navegando contra todos nosotros es un acto de “sí se puede”.

Hemos tenido una gran salida, nuevamente con poco viento. El escenario ha sido impresionante lleno de espectadores que nos han despedido con mucha euforia.

Luego de dos horas de estar navegando en las aguas del río Tajo comenzamos a enfilar hacia nuestro próximo destino: Lorient, Francia.

Las opciones para subir por la costa de Portugal han sido varias. “Abu Dhabi”, “Alvimedica”, “Brunel” y nosotros optamos por quedarnos lo más alejados de tierra posible y en cuanto a “Dongfeng”, “SCA” y “Vestas”, pegarse a tierra los ha tentado más.

Como todas las primeras 12 horas de comienzo de etapa, la tensión es gigante y un error puede costar muy caro. En este sprint no hay lugar para confusiones o equivocaciones, sólo navegar rápido y por el camino del buen viento.

Mucho viento inestable con varios cambios de velas entre el código cero y el J1. De cero viento pasamos a 15 nudos rápidamente.

La noche ha sido corta, intensa y realmente nadie ha podido sacar mucha diferencia. Las seis luces tricolor de los otros barcos han estado siempre a la vista. Cualquier calma hace que nos reunamos y flotemos uno al lado del otro.

Será un etapa con mucho subir y bajar en las posiciones pero que tendrá que ser definida en tiempo y forma rápidamente.

#vamosMAPFRE

Francisco Vignale, reportero a bordo