Ciñendo hasta el 27 por la tarde amurados a babor. Éstas son las indicaciones del navegante Jean-Luc Nélias. Después de varias viradas para ganar Este y entrar en el nuevo sistema de viento en el que estamos ahora, decidimos mantener rumbo y enfocarnos en ir al Norte, que es básicamente hacia donde nos dirigimos.

Realmente no soy muy fan de ceñir ya que la vida a bordo se hace muy incómoda. El barco escorado al máximo hace que pasar de barlovento a sotavento sea una aventura y de sotavento a barlovento un desafío. Ni te cuento cuando se te cae el tenedor, la tapa del termo, la tapa de la tetera o incluso el cepillo de dientes y tienes que ir a buscarlo por quinta vez en el día.

La movilidad a bordo es nula ya que el camino de la cubierta húmeda y mojada a la litera es el único lugar en el que puedes estar. Y el único lugar en el que ayudas a que el barco vaya más rápido haciendo banda.

Que no se te olvide algo debajo del stacking. Eso sí es un problema. El tener que buscar el azúcar en el fondo de todas las bolsas de comidas ciñendo a 25 nudos no es broma. Requiere de una habilidad y de una destreza muy altas.

Buenas noticias, ¡vamos segundos! Después de llegar el reporte marcando las posiciones estamos en segundo lugar, con “Abu Dhabi” delante , a 10 millas, y “Brunel” detrás, a 10 millas. Después de enterarnos de que estamos en una buena posición aparecieron nada más y nada menos que 30 nudos, un rizo y mantuvimos el J1.

Ha sido muy interesante intentar descansar con el barco saltando como un toro descontrolado durante unas dos horas. Creí que había descansado, pero fue al revés: el intentar no caerme de la litera fue más agotador que estar en cubierta disfrutando de la navegación.

Una hora después el viento bajó a unos 22 nudos y son con los que hemos estado navegando hasta el momento. La mayor está hasta arriba nuevamente y el sol está empezando a asomarse.

Esto es todo después de un muy interesante séptimo día a bordo del “MAPFRE”.

¡Un gran saludo a todos!

Fran Vignale