Espectacular salida en Ciudad del Cabo de la segunda etapa de la Volvo Ocean Race, con rachas de viento que han superado los 40 nudos (74 km/h) y con desventes que han frenado y acelerado fuertemente a la flota. El “MAPFRE” ha superado la baliza de desmarque tras el equipo holandés, poniendo rumbo libre a Abu Dabi en segundo lugar

Rumbo al océano indico

Salida de la segunda etapa de Ciudad del Cabo © María Muiña/MAPFRE

 

El “MAPFRE” está de nuevo en regata. A las 17:00 hora española (18:00 hora local), con las últimas horas de luz en la ciudad sudafricana, el barco español patroneado por Iker Martínez ha comenzado hoy la segunda etapa de la Volvo Ocean Race. Serán unas 6.125 largas millas de una navegación en una zona poco conocida. Los españoles, con ganas de resarcirse del resultado de la primera etapa.

Espectacular salida

Una salida inusual por ser a una hora más tarde de lo habitual en todas las ediciones de la vuelta al mundo. El “MAPFRE” ha sido el primero de los siete barcos de la flota en soltar amarras para dirigirse hacia campo de regatas de Table Bay.

Ya decía Iker Martínez que sería una salida peculiar y lo cierto es que sus predicciones no han fallado: “Hay bastante viento y habrá que conseguir completar el recorrido costero en la bahía sin romper nada porque es probable que tengamos 30 ó 40 nudos y en algunas zonas puede haber incluso más, por ejemplo, cuando pasemos por la influencia de Table Mountain, que podría haber algunas aceleraciones”. Y bruscos parones también ha habido.

Cinco nudos del Sur-Sudeste en el momento justo de la salida, en el que el “MAPFRE” destacó ante todos a pesar del desvente provocado por la sombra de Table Mountain. 100 metros después ya se podía apreciar claramente cómo la intensidad del viento había subido, concretamente a 18 nudos. El “MAPFRE” llegaba a la primera baliza del recorrido en un suspiro con 30 nudos de viento.

Maniobra sin titubear de los de Martínez en su llegada a la segunda baliza, mostrando la potencia de estos barcos. Algún que otro problema con una de las velas de proa, pero el asunto pronto fue resuelto por la tripulación española, manteniendo la primera plaza. Tras 17 minutos de etapa, se veía cómo a bordo del “MAPFRE” decidían poner un rizo a la mayor, reduciendo superficie vélica y potencia ante las fuertes rachas de viento.

El holandés “Brunel” cogía poco después el relevo de los españoles, que pasaban a la segunda plaza. Tras un cambio de vela, Martínez mandaba al proa Antonio “Ñeti” Cuervas-Mons a lo alto del palo justo en un momento el viento había bajado drásticamente.

A continuación, una total compresión de la flota llegando a la siguiente

baliza –al pin-, con todos los barcos prácticamente en línea y parados debido a una nueva sombra de viento. Pasados unos minutos, el “MAPFRE” volvía a desplegar toda su potencia gracias a la subida del viento que volvía a arrancar a la flota. Los de Martínez salían de esa compresión terceros, por detrás de “Brunel” y “SCA”.

A las 17:49 hora española el “MAPFRE” superaba la baliza de desmarque en segunda posición, poniendo ya rumbo libre al cabo de Buena Esperanza y al cabo de Agujas, el cual marca la entrada en el océano Índico. El orden de paso de la flota en este punto fue “Brunel”, “MAPFRE”, “SCA”, “Alvimedica”, “Dongfeng”, “Vestas” y “Abu Dhabi”.

Buen comienzo por tanto de los españoles en una etapa que será muy larga. “Incluso con la euforia de la salida hay que ser pacientes y entender que son 30 días y que los excesos luego se pagan”, recordaba Iker Martínez antes de salir al agua.

¿El principal deseo del “MAPFRE”? “Hacerlo bien”, sentenciaba Xabi Fernández, jefe de guardia. “Obviamente tenemos en mente hacer una buena etapa, hacer una buena regata y estar peleando con los de delante”.