Día 10 de la etapa cinco a bordo del “MAPFRE”, es la etapa que nos lleva de Nueva Zelanda a Itajaí, en Brasil.

La verdad es que han pasado ya un montón de días, pero han pasado rápidos. Para nosotros han pasado volando.

Ha sido una semana intensa, bueno diez días muy intensos, ya que salimos todos muy juntos de Nueva Zelanda y nada más salir -cuando todavía teníamos la cola del famosos ciclón Pam que tanto viento trajo a todo el Pacífico y por lo cual se atraso la salida de la etapa- cogimos justo la colita y empezamos a caminar bastante rápido. Enseguida se vieron diferentes opciones: “Brunel” y “Alvimedica” iban más al Norte, nosotros con “Dongfeng” y las chicas más al Sur, y “Abu Dhabi” al principio empezó con nosotros y acabó yendo hacia el Norte también.

Al contrario que en otras etapas y ya como se preveía, ante un mar tan abierto como el Pacífico Sur, ha habido más separaciones esta semana que en todo lo que llevamos de “Volvo”.

Al principio daba un poquito mejor por el Norte y teníamos bastante mala pinta, pero después, poco a poco, nuestra opción ha ido cogiendo fuerza hasta ponernos líderes. Ya llevamos 24 horas como líderes y mucho mejor así.

Hemos tenido un poquito de todo: mucho viento al principio, luego tuvimos un poquito de ceñida de viento medio y luego entró la primera borrasca. Hemos tenido tres o cuatro días entre 25 y 35 nudos, hasta 40 nudos, de popa, y yo creo que ha ido bastante bien.

Hemos apretado el barco bastante bien, vamos conociéndolo cada vez más ya que esta edición, insisto una vez más, empezando tan tarde no tuvimos tiempo para prepararnos ni para encontrar condiciones como las que hemos encontrado aquí.

Para todos es la primera vez que navegamos con tanto viento de popa y creo que hemos estado bien, aunque hayamos tenido algún pequeño problema como habéis podido ver en algún video por ahí. Los demás también lo habrán tenido porque en realidad cada día de viento les hemos ido cogiendo.

Estamos contentos, en el equipo está todo bien y seguimos hacia delante.

Hoy es un día un poco raro porque ha bajado el viento, como se esperaba, y tenemos un día soleado, con muy poquito viento y estamos todos un poco como los caracoles: al sol, intentando secar un poco la ropa, intentando secar todo el barco, comer y comer de más, ya que a partir de pasado mañana o incluso mañana a última hora ya empieza a haber mal tiempo.

Por otro lado hoy también hemos llegado por fin a la puerta de hielo, una línea en el 50º Sur que tenemos que dejar siempre a estribor y que hace que la estrategia vaya cambiando. Si no estuviera esa puerta obviamente seguiríamos rectos y tendríamos muy buena pinta con respecto a los rivales. En este caso también por eso están ellos más al Norte y hemos tenido que trasluchar, quizás no en el mejor momento, pero hay que dejar la puerta por estribor para que todavía se contraiga todo más y estemos más juntos.

Quizás nos pasen la proa ellos o quizás la pasemos nosotros, pero estamos todos muy juntos, que es lo importante, porque todavía queda medio océano Sur, de la puerta de hielo a cabo de Hornos, donde habrá que apretar y ahí sí empezará el asunto a definirse un poquito más.

A bordo todo bien, nadie se ha lesionado, pequeñas averías que hemos ido reparando y hoy es un gran día para eso, para poner todo en marcha otras vez.

Con ganas de que entre el viento para en cuatro días y medio ó cinco días ya doblar Hornos y empezar a tirar hacia el Norte.

Un abrazo a todos y espero que todo siga bien a bordo del “MAPFRE”. Nosotros seguiremos dándolo todo.

Xabi