Hola a todos:

Estamos a 300 millas de llegar. “Brunel” ha sido las últimas 24 horas rapidísimo pero bueno, es mejor empezar un poco antes.

A dos días de acabar la regata estábamos “Brunel”, “Dongfeng” y nosotros empatados, literalmente. Estábamos unos pasándonos a otros y no se sabía muy bien quién iba a salir delante.

“Dongfeng” iba en cabeza, luego pasamos nosotros a estar en cabeza y luego pasó a estar “Brunel” en cabeza. Todos peleando, intentando coger el nuevo viento los primeros y aprovecharlo.

Al final “Brunel “ salió en cabeza, nosotros segundos y “Dongfeng” tercero, pero éste último empezó a mostrar una vez más su poderío con la velocidad que tiene en estos rumbos abiertos y fue capaz de pasarnos por sotavento.

Seguimos trabajando duro y después de haber perdido media milla o así, por la noche hemos podido alcanzarle y pasarle por barlovento; de tal manera que ahora “Brunel” -que ha ido realmente rápido toda la noche- está seis millas por delante. La verdad es que están yendo muy, muy bien y no sabemos por qué están yendo tan rápido, pero está siendo impresionante.

Nosotros estamos aquí, peleando con “Dongfeng” y hemos conseguido ganar un poco la posición: estamos a barlovento y a proa.

Ahora entramos en las últimas 24 horas, donde va a ser por un lado una carrera de velocidad hasta el último momento y por otro, una decisión importante a tomar porque hay una zona de tráfico prohibida que nos ha puesto la organización con una anchura de unas 30 millas, así que hay que pasar por el Norte o por el Sur.

Esta zona está justo en la mitad del camino que tomaríamos para poder llegar, así que en las ultimas 50 millas habrá que tomar una decisión: si ir 30 millas más al Norte o 30 millas más al Sur. Es algo difícil y es una zona de separación enorme. No sabemos muy bien qué es lo que va a pasar ahí, pero sin duda habrá que tomar decisiones que van a ser muy importantes.

Si luego, por la razón que sea, estamos todos juntos la entrada por el río ya sabemos que también es complicada. Lo vivimos en la edición anterior y si llegamos al amanecer o al final de la noche es muy probable que haya poco viento. En la edición anterior hubo tan poco viento que al final tuvimos que echar el ancla porque la marea estaba bajando y la corriente nos echaba hacia fuera. Si hubiese algún lío de ese tipo las distancias podrían ser ridículas.

Incluso “Brunel”, estando en una posición muy ventajosa, hasta que no cruce la línea de meta… no hay vencedor de etapa. Pero sí que es verdad que los tres de cabeza estamos en una posición muy, muy buena con respecto a los demás, que ya están a más de 20 millas.

Nuestra energía se centra en tomar la decisión correcta para pasar la zona de tráfico y en conseguir ir lo mas rápido posible para no perder la posición ni con “Dongfeng”, ni con “Brunel”, ni con los de detrás.

Sí, tenemos esa incertidumbre de qué pasara en las últimas diez millas de regata, si hay inestabilidad y demás… Después de haber luchado durante todo el cruce del Atlántico y con los barcos tan pegados, todos tendremos que darlo todo y sin duda intentaremos ser lo más inteligente posible para sacar provecho del caos; si es que hay ese caos.

Eso es lo que esperamos de las ultimas 24 horas y esos son los tres puntos importantes que tenemos que visualizar ahora y los tres puntos importantes a lo que hay que prestarle toda nuestra atención

A ver si estamos acertados y el “MAPFRE” tiene su día.

¡Chao!

Iker Martínez, patrón del “MAPFRE”