Escribo desde un lugar remoto. Hace frío, viento y tenemos algún que otro albatros nos visita.

Hoy vi por primera vez una ballena muerta rodeada de cien pájaros” me comentó Rob después de decirme que no fue tan impresionante como para avisarme de que le sacase una foto.

Mientras se cargan las baterías y felizmente me caliento con el calor del motor escribo estas palabras.

Por la mañana, y después de una dura noche con poco viento, el reporte de posiciones llega con malas noticas. Estamos en sexto lugar… Vimos cómo “Dongfeng” nos pasó por barlovento a una milla y media, ellos con viento y nosotros sin él. “La etapa es larga y sin duda esto va a cambiar. Es un gran casino” dice Jean Luc en tono gracioso para levantar el animo.

Un quesito, un budín y un chocolate también levantaron el ánimo en la guardia de Xabi, Carlos y Rob. Entrada la tarde navegamos con “SCA” en nuestra proa y “Dongfeng” a estribor, proa a unas dos millas.

Algunas lluvias pasajeras nos hacen saber dónde estamos y me pregunto si en estas latitudes y en este mar sale el sol. Desde que salimos de Nueva Zelanda no hemos visto nada de sol y la verdad que un poco de su calor no nos vendría nada mal.

Llegan momentos decisivos para la flota y la etapa: primero y más importante, antes del día 23 se tiene que decidir si tomamos la ruta del Sur o la del Norte. Al parecer una baja presión nos cruzara aproximadamente el día 26 y el routing en la mesa de cartas nos marca dos posibles rutas. Sin embargo, también está el peso de la flota y el que estemos peleando desde atrás es una gran influencia. Otra situación es que somos los que más al Sur estamos, es una buena carta a nuestra favor ya que en el caso de tener que ir a buscar la ruta del Sur ya tenemos cien millas de ventaja sobre el grupo a nuestro Nordeste.

Gracias a nuestro amigo Joan Farras por el excelente jamón y queso que nos ha facilitado en Auckland. La verdad es que los chicos no están dejando nada y una gran sonrisa se dibuja en sus caras al llegar la hora del snack.

#vamosMAPFRE

Fran