Finalmente entramos a la aceleración de viento entre Sri Lanka e India. Nos hemos vuelto a mojar.

Durante la noche el viento fue aumentando poquito a poquito y fue necesario el cambio de vela del código cero al fraccional para luego más tarde seguir al J1.

El viento subió de 12 a 18 nudos constantes. El oleaje aumentó y por entre la cubierta empezó a mojar. De estar en pantalones cortos y camiseta de manga corta pasamos todos a estar por completo traje de aguas.

Es bueno que este viento haya llegado, más oportunidades para coger a los de adelante”, me dice Ñeti mientras trima la mayor.

El agua está caliente por lo que estar en cubierta no es un problema. Las cálidas aguas del océano Índico te invitan a bañarte y disfrutar de un gran día soleado navegando en el “MAPFRE”.

El buen humor invade el barco y a modo de chiste Rafa dice: “Ya me había olvidado lo que era navegar con más de 15 nudos”. Todos reímos y la concentración para llevar el barco lo más rápido posible vuelve enseguida.

Hoy además de que tocó buen viento ha llegado el día de la pasta con pesto. Los muchachos se emocionan y sólo quieren que sea la hora de la comida para disfrutar del segundo plato estrella del barco.

Fran Vignale, reportero a bordo