Estamos terceros y 800 millas nos separan del podio. Las condiciones son muy buenas y estamos navegando rectos hacia nuestro destino. Hasta después del almuerzo estuvimos navegando con un través de 100º hasta que el viento roló. Eta algo esperado y ahora estamos en una ceñida oceánica de 75º – 80º o través cerrado.

En cubierta, poquita agua y la temperatura del agua y en el ambiente va bajando cada milla que navegamos hacia el Sur.

Por delante, tres días sólidos de navegación con una alta presión que puede ser muy interesante. Orzando al viento cada vez más el “MAPFRE” gana Sur y gana millas sobre el grupo del fondo. El grupo de tres está apretado y por momentos navegamos más bajos y rápidos y por otros ellos son más veloces.

El ánimo está alto y tenemos ganas de lograr ese podio tan deseado. Hasta el momento ha sido una etapa dura y con muchas roturas. Los chicos lo han dado todo y han estado saltando guardias, sin dormir y con mucha exigencia en cubierta.

Ya pasamos Vanuatu y estamos a la altura de Nueva Caledonia, aguas en las que hace año y medio navegué. Me traen muy buenos recuerdos y con ellos espero tener la suerte de poder finalizar esta etapa en buena posición.

Al saber ya casi con precisión nuestro día de llegada la comida buena a bordo está siendo devorada y ya he cambiado el menú para que sólo comamos lo que más nos gusta. Por lo menos, estos últimos tres días de navegación serán con comida a tope, ¡eso levanta el ánimo!

#vamosMAPFRE

Fran Vignale