Rumbo Norte amurados a estribor. Nuestro próximo objetivo es pasar Isla Reunión por barlovento y luego estar lo más preparados posible para la fiesta tropical que está al Norte.

Ha sido un día tranquilo, con algunas viradas y algún que otro peeling debido a los chubascos.

El calor a bordo ya se hace sentir. Cada vez que se enciende el motor el “MAPFRE” se convierte en una sauna y más cuando hay que cocinar con el ventilador del motor a tus pies. Eso sí, siempre con una sonrisa en la cara, sudado y mojado.

Los chequeos a bordo comenzaron y las pequeñas reparaciones ya están en marcha. Es muy importante que no rompamos nada en la baja presión tropical y podamos seguir con la flota. Ñeti subirá mañana al palo para el chequeo general, que puede ser lo mas importante. ¡Espero darle la “GoPro” y conseguir unas buenas imágenes!

Hacia el final de noche y el principio de la mañana hemos tenido un poco de viento inestable, por lo que hemos movido el peso del barco hacia proa para luego tener que mover los 1.600 kilos a la banda nuevamente. Es importante remarcar que le hemos ganado a “Brunel” unas millas por la noche y que hemos salido favorecidos gracias a estas calmas.

Por lo pronto, todos sanos a bordo y ya extrañando la Coca-Cola fría, la carne fresca, una ducha, el afecto de los seres queridos y el poder dormir más de tres horas seguidas.

Han sido siete días estupendos a bordo. El “MAPFRE” está en una excelente posición y esperemos no perderla. La regata -y la etapa- es larga. El que pierda la cabeza y la flota le va a costar mucho volver a la punta.

#vamosMAPFRE

Fran Vignale desde el “MAPFRE”