Nuevamente sufrimos una calma que nos hacía perder millas con respecto a “Abu Dhabi” y “Brunel”. Navegando a 11 nudos y luego del peeling a J1, quedamos debajo de una de las nubes bien grandes que nos deja sin viento alguno. Todos en proa vemos cómo la silueta de los otros dos barcos se hace más y más grande.

Los nervios corren y varios se preguntan si aquí el “MAPFRE” iba a sufrir una de esas pesadillas que sólo suceden en las películas de terror: que tu oponente te pase y tú no puedas hacer nada al respecto.

Finalmente entró un poco de viento, ellos también quedaron perjudicados por la misma nube y, nuevamente, todos juntos rumbo a Malaca.

Siendo aproximadamente las 21:00 UTC [22:00 hora española] viramos rumbo al Norte para poder entrar en el estrecho. Ésta no es la primera y estamos muy lejos de hacer la última virada hasta que esta etapa termine.

No se imaginan lo que se avecina. Ya a 70 millas vemos troncos, paquetes de comida, zapatillas y cualquier tipo de objeto flotante que puedan imaginar. Es cuestión de levantar la cabeza, mirar y seguro que ves al menos dos objetos flotando en el agua. Creo que vamos a navegar por aguas no muy limpias.

15 días han pasado desde que partimos de Abu Dabi y, más o menos, entre 10 y 12 para llegar a China.

Ha sido una mitad de etapa dura, lenta y en la que hemos que tenido que tener mucha paciencia.

Fran Vignale, reportero a bordo