Las calmas ecuatoriales del Pacífico se están cebando con los barcos de la Volvo Ocean Race, y esta pasada noche le ha tocado aguantar el chaparrón al MAPFRE. Correderas a cero, anemómetros a cero, mar lisa como el cristal, frustración y paciencia, mucha paciencia.

La pasada noche ha sido bastante frustrante. Una nube muy grande apareció en la mitad de la noche, comprimió la flota y luego vimos a los de detrás […] navegando al frente. Ahora que empieza a amanecer puedes ver un poco lo que está pasando y el mar está liso como el cristal”. Éstas eran las palabras de resignación, y cierta rabia, que Blair Tuke decía hoy a la cámara del reportero a bordo del MAPFRE, Ugo Fonollá.

Poco más se necesita para deducir que las últimas 24 horas a bordo del líder de la Volvo Ocean Race 2017-18 no han sido las mejores de lo que va de regata, con una corredera que no llega a las 100 millas recorridas en la última jornada, 1,8 nudos de viento, 40º C de temperatura ambiente, 30º C de temperatura del agua y una humedad del cien por ciento. Parafraseando a futbolistas y entrenadores… “¡los Doldrums son así!”. Ahora avanzas un poco, ahora paras. Una nube te empuja, otra te frena. A ti y al resto de barcos.

En estas condiciones la comunicación entre los trimmer [encargados de regular las velas] y el caña [el que conduce el barco] es fundamental, como explica el joven pero experimentado Willy Altadill: “El que trima las velas tiene que estar muy conectado con el caña porque los instrumentos no son exactamente precisos con este viento, porque empiezan a dar vueltas y todo eso, así que vas un poco a la navegación sin instrumentación. Es un trabajo sin parar y un poco estresante también”.

No nos ha salido bien la noche. Ahora parece que poquito a poquito estamos volviendo a recuperar pero bueno, aún nos quedan 200 millas de poco viento y puede pasar cualquier cosa”, afirma el regatista catalán desde el MAPFRE.

El último parte de posiciones sitúa a la flota, a excepción del barco que cierra la flota –Scallywag-, en un radio de apenas 10 millas con el Turn The Tide on Plastic de la británica Dee Caffari siendo el VO65 situado más al adelante y al Oeste, y con ello líder. Le sigue Vestas, Brunel, AkzoNobel y, a 10,1 millas ambos, Dongfeng y MAPFRE.

El objetivo de los españoles continúa siendo por tanto armarse de paciencia e ir al Norte lo más rápido posible para enganchar los vientos Alisios. Mientras tanto, parece que todavía tienen por delante día y medio de agonía en las calmas ecuatoriales.

CLASIFICACIÓN PROVISIONAL ETAPA 4
MELBOURNE (AUSTRALIA) – HONG KONG. 6.000 millas
Día 8 – 14:00 hora española – 9 de enero de 2018

  1. Turn The Tide on Plastic (Naciones Unidas, Dee Caffari), a 3.294,8 millas de la llegada
  2. Vestas 11th Hour Racing (USA/DEN, Mark Towill), +4,2 millas
  3. Team Brunel (NED, Bouwe Bekking), +6 millas
  4. Team AkzoNobel (NED, Simeon Tienpont), +6,9 millas
  5. Dongfeng Race Team (CHN, Charles Caudrelier), +10,1 millas
  6. MAPFRE (ESP, Xabi Fernández), +10,1 millas
  7. Team Sun Hung Kai Scallywag (HKG, David Witt), +30,1 millas