Las altas temperaturas ya se comienzan a notar y no es algo que sea tan positivo. El clima de Abu Dabi, Omán e Irán era perfecto día y noche, sólo generabas transpiración con el movimiento y realmente se complica cuando, ya sin moverse, uno transpira todo el día.

Por la noche te levantas como con una capa de agua por todo el cuerpo y lo único que quieres es salir fuera para que el poco viento que hay te seque.

Hace ya tres días que vimos por última vez un Volvo Ocean 65, fue a milla y media y se les extraña. Está bien tener a los oponentes cerca. Es más divertido y más desafiante. Cada vez que vemos a alguien es a 10 millas y usamos los prismáticos, hacemos apuestas sobre quién es ya que al estar tan lejos es difícil diferenciar el color de las velas. Son sólo un puntito en el horizonte.

El mar está en calma y la verdad es que nunca nos han tocado tantos días de calma seguidos; sin olas, con poco viento y calor. El viento ayer estuvo entre los ocho y los 12 nudos, con alguna que otra racha perdida por ahí.

Sobre el tráfico marítimo, vemos uno o dos cargueros por día y por su dirección es casi seguro que todos van al canal de Suez.

Al navegar por estas calmas el apetito es más grande, por lo que la ingesta de alimentos es mayor de lo normal. Se comen TODO: más de 60 chicles por día y todas y cada una de las barritas de cereales. Un plato y medio de comida los llena, pero siempre preguntan si pueden un poco más.

He tenido un percance con el aceite de oliva. Hemos cambiado un poco el menú de la etapa dos a ésta triplicando la cantidad de veces que comemos pasta cada cinco días y me he olvidado de considerar el uso que se le da al aceite de oliva, por lo que sólo nos queda una botella de litro para los próximos 20 días de navegación. Solo lo usaré para cocinar y que no se peguen los fideos. Ya no contamos con el lujo de poner aceite a nuestra comidas. Otro punto negativo es que el aceite es un gran lubricante y ayuda a todos a poder ir al baño mejor ya que la comida deshidratada absorbe los líquidos dentro de nuestro cuerpo secando un poco el vientre.

Los días pasan bien, el sol brilla y el mar está en calma. Mientras tanto, seguimos ganando millas al Sureste para dejar Sri Lanka a babor y dirigirnos al Estrecho de Malaca.

#vamosMAPFRE

Fran