Tras la anterior noche, en la que viento disminuía, a las 6:40 UTC [7:40 hora española] nos llegaba el parte de posiciones y nos enterábamos que “SCA” estaba a 13 millas. Fue como un puñal en el pecho. Otra vez otro pozo de viento, otra vez otra oportunidad para que nos pasen. Ya sobre las 9:00 UTC de ayer [10:00 hora española] el barco empezó a moverse y la intriga de si las chicas iban a estar por delante de nosotros era muy grande.

Todo el peso a proa y varios de nosotros en ella hablábamos de la presión que nos están metiendo: luego de más de 7.000 millas navegadas estaban allí, a sólo 13 millas.

El barco no navegó a más de ocho nudos hasta pasado el mediodía. Cuando entramos al viento empezamos a ceñir y rápidamente éste fue aumentando. Las chicas se pusieron a nuestra popa y con los binoculares les seguimos bien de cerca sus movimientos. Dicen que a los amigos hay que tenerlos cerca. También a los que compiten contra ti y quieren ganarte es importante verle y anticipar sus movimientos, navegar inteligentemente.

Ya más entrada la tarde tuvimos una puesta de sol muy bonita. Hacer entrevistas con preguntas del tipo “Faltan menos de 24 horas para llegar…?” o “¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando llegues a Ciudad del Cabo?” hacían que apareciesen sonrisas en las caras, ya que les recuerdas que falta poco.

Hemos tenido luna y sol al mismo tiempo: una luna brillante y luminosa. Mientras cocinaba la última cena, básicamente restos que recolectamos de los 26 días anteriores, le podía ver la cara perfectamente a Ñeti como si tuviese un farol en frente.

Durante las últimas horas del día el viento fue subiendo y cambiamos de Fraccional + J3 a J1 + J3 y de J1+J3 a J2 con un viento bastante fuerte. Claro, la última noche nos teníamos que despedir como se debe: manguerazos de agua a 15 grados, de ceñida y 28 nudos.

Hoy en una de las entrevistas le dije a Xabi: “Si es fácil no vale la pena hacer la regata”, a lo que me contestó: “Fácil no está siendo y espero que valga la pena”.

Ya queda poco, ya casi estamos. Ha sido un placer compartir estos 27 días de blogs, reportes, fotos, reportajes, videos e historias junto a ustedes. Espero que les halla podido trasmitir lo duro que es esta regata, lo bonita, lo mágica y lo sacrificada que es también. Yo he disfrutado muchísimo la primera etapa y espero que la segunda sea mejor que ésta en cuanto a lo deportivo.

¡Un gran saludo a todos y nos volvemos a ver en unos días, cuando empiece la segunda etapa, rumbo a Abu Dabi!

Francisco Vignale