Juntitos, sin dar ni una milla de distancia. Los reportes de posiciones son sorprendentes. Las diferencias que hay son de 0,1 ó 0,2 millas más rápidos o mas lentos. Impresionante.

Con 70º, 65º de viento aparente los VO65 no se dan respiro y ya van más de 60 horas todos a la vista de todos; excepto “Brunel”, que va haciendo su camino.

Hoy, de través, el agua en cubierta se asomó y la humedad subió muchísimo. El oleaje, muy corto, hace que sea muy incómodo ya que damos varios pantocazos pocos amistosos para la vida a bordo. Nuestras mentes se preparan para la última etapa larga de más de quince días y para un calor intenso, húmedo y pegajoso.

Hemos tenido a sotavento a “SCA” todo el día, está bien ver el barco magenta surcando las aguas del Atlántico y es todavía mejor saber que está lleno de excelentes y muy profesionales regatistas femeninas.

¡Qué show mas intenso debe estar dando el tracker! Desde aquí sólo puedo decir que las escotas van a tope y que estamos con el peso a barlovento como nunca hemos estado.

Hablando con Bochecha, ya más tranquilo después de la gran fiesta de despedida que hemos tenido en Itajaí, decía que esta parte de la regata es como una curva de Fórmula 1 en la que el coche va a tope y el peso del piloto influye mucho. Hay que apretar y seguir los roles lo mejor que se pueda ya que al llegar a las calmas nos encontraremos con el efecto elástico o “bunggie”.

#vamosMAPFRE

Fran