Claramente hay una gran división entre el grupo del Norte, “Brunel” y “SCA”, y los cuatro barcos que decidieron continuar hasta estar adentrados en Filipinas.

Ayer parecía que la opción de los del Norte era tan buena que se iban a separar de los otros cuatro por varias millas. Hoy esa opción sigue siendo buena, pero no tan grave como creíamos para la flota de los otros cuatro.

Estamos navegando hacia el Noreste y esta tarde esperamos empezar a navegar hacia el Este para después acortar millas hacia Nueva Zelanda, ya que en las últimas 24 horas sólo nos hemos alejado de las islas maoríes.

En nuestra ruta hacia el Norte el viento es inestable y con nubes que dificultan la navegación, generando un cambio de posiciones continuas entre “Dongfeng”, “Abu Dhabi”, “Alvimedica” y nosotros. Es muy duro trabajar para llegar a conseguir una buena posición y que una nube mal puesta eche a perder todo el trabajo de una noche o de días. Esta mañana en el “MAPFRE”, mientras liderábamos la flota del Sur, nos encontramos con una nube maléfica, negra y sin viento. Esto nos ha hecho perder la diferencia que habíamos ganado contra nuestros rivales. Nuevamente nos vemos cara a cara con “Abu Dhabi” y el barco a barco no tardará en suceder.

La lluvia y el viento inestable hacen que este trecho hacia el nuevo viento del Norte se esté convirtiendo en un juego de azar. La flota permanece junta y no se ha escapado nadie hasta el momento.

A bordo estamos todos sanos y salvos. El nuevo tripulante menor de treinta años, Willy Altadill, se ha integrado perfectamente y navega codo con codo junto a su compañero de guardia, Ñeti Cuervas-Mons.

Vamos MAPFRE!!!!

Fran.