Hoy por la noche hemos roto el pajarín y arreglándolo nos ha pasado el “Alvimedica”.

Luego, por la mañana, hemos tenido que bajar la mayor durante una hora para arreglar las sujeciones de los sables al mástil…

Además de que ayer fuimos demasiado conservadores y cambiamos de vela demasiado temprano para la noche, eso, junto a las miles de trasluchadas que tocaban, nos han llevado a un agotamiento total del equipo.

Ahora navegamos al cien por cien. Otra vez, sorprendentemente, vamos terceros. Seguro que los demás también están teniendo problemas.

La prioridad hoy es que el equipo se recupere antes de la noche para poder así navegar a tope cuando caiga el sol.

Nos quedan dos días para llegar a cabo de Hornos y hay que apretar en cuanto estemos en condiciones para hacerlo.

Un abrazo,

Iker