Llevamos un día con muy poquito viento. Estábamos esperando la transición de viento del Oeste al Este y estamos en lo que son las calmas ecuatoriales y hemos tenido una transición dura.

Normalmente cuando los de delante entran en la calma y los de detras están más tiempo recortan millas y luego entran más tarde en las calmas. En este caso hemos entrado a la vez que los de delante y es bastante probable que salgan antes. Hemos tenido una transición un poco dura, pero ahora son las primeras horas en las que empieza a entrar el viento del Este y estamos en una situación bastante favorable para luego poder utilizar esas millas del nuevo barlovento que tendríamos. 

Todo bien a bordo, la verdad, y por lo menos por la tarde, habiendo viento más estable, la gente ha podido dormir y descansar porque ayer por la noche empezaron las calmas y las nubes y fue un ritmo desenfrenado y además siempre ansiosos viendo que “Alvimedica” llegaba por detrás con buen viento y que nos iba ganando millas muy rápido, hasta incluso estar más al Norte que nosotros.

Ahora se prevé una buena pelea con “Alvimedica”. En el ultimo parte ya se había parado y aunque nos haya recortado y esté más al Norte, por lo menos estamos en el mismo juego y ahora estamos todos aquí mirando para barlovento. A ver si ya se establece este vientito y podemos hacer una velocidad estable para el Norte. Estamos tranquilos, pero ansiosos por coger un poco de marcha. Ahora miramos para adelante y para atrás.

Ayer se nos puso un pájaro en la punta del palo, debía estar exhausto, agotado. Se ve que íbamos en la misma dirección que quería ir él, hacia el Norte, y se apoyó en la electrónica ahí arriba. Hicimos todo tipo de perrerías: ruidos, sonidos y golpes en el mástil a ver si se iba, pero no hubo manera. Ha estado casi toda la noche ahí apoyado. Se ve que iba a gusto. Por lo menos nos servía de veleta porque el tío sí que iba totalmente aproado en la punta del palo y era gracioso porque se le veía de rojo y de verde. Ahora, por la mañana, ya estaba fresco porque se ha marchado hacia delante.

A ver si hacemos como el pájaro y vamos para adelante.

¡Un abrazo!

Iker