Hola a todos:

Por fin hemos encontrado los vientos Alisios. Después de casi tres días navegando hacia el Este, han llegado.

La depresión tropical montó un buen lío y arruinó los Alisios por un tiempo. Hemos estado sufriendo, ya que nuestros rivales han encontrado más viento de lo previsto en su ruta Norte y ahora esperamos poder tener la vuelta de fortuna y que ellos tarden más en llegar a este nuevo viento para que podamos alcanzarles las millas que nos llevan de ventaja hacia el Norte.

El equipo está contento. Hemos encontrado la estabilidad que nos hacía falta y hemos aprendido mucho sobre el barco, por lo que nos sentimos mucho más completos.

El calor es importante. A bordo, cuando hay que cargar baterías, el calor se hace insoportable y durante el día de ayer hubo tan poco viento que estar al sol llevando el barco era un suplicio. A la sombra era sin duda el mejor lugar para estar, pero claro, cuando estás navegando el barco no eliges.

El agua: caliente, la comida: caliente, sudando todo el rato, la ropa sucia por el sudor… Se hace un poco pesado y aún nos queda mucho por recorrer, así que nos armamos de paciencia y por lo menos gozamos de las noches, que son espectaculares. Te puedes quitar la camiseta y disfrutar del airecito.

El barco es robusto y por ahora podemos seguir navegando a su 100% así que estamos ansiosos por ver cómo va el día de hoy y hasta dónde podemos avanzar. ¡Vamos MAPFRE!

Un saludo,

Iker.