Ya estamos en el Hemisferio Sur, el hemisferio en el que vamos a pasar la mayor parte de la regata. Hemos dejado Fernando de Noronha por babor y a partir de ahora ya, rumbo Sur. La posición en la que llegamos a Fernando no era la que nos hubiese gustado y los líderes están relativamente lejos tras unas calmas ecuatoriales muy, muy duras. Pero vamos a esperar nuestras oportunidades.

Ahora tenemos unos cuantos días bajando hacia el Sur, cerca de la costa brasileña, donde hay que tener cuidado para no estar muy cerca de la costa, que puede dar algunas sorpresas y luego ya más abajo empezará otra vez el juego de estrategia, con el paso del anticiclón de Santa Helena y las primeras borrascas grandes que llegan desde el Sur, en donde empezará de verdad la vuelta al mundo: el primer ‘zapatazo’ de viento duro, de frío, y en el que la tripulación tiene que estar a la altura para poder ir rápidos y seguros.

Ahora estamos ya en eso, intentando sacarle lo máximo posible al barco en unas condiciones relativamente estables en las que todos andamos muy, muy parecido y en las que una milla cuesta mucho.

Estamos ahora también intentando descansar un poco e intentar recuperar la condición física lo máximo posible, durmiendo más y comiendo y bebiendo bien porque sabemos que de aquí a tres o cuatro días la cosa se va a poner complicada y luego vendrá el frío intenso y las condiciones extremas. Tenemos que seguir trabajando y tener un poco de paciencia ahora para estar tranquilos, no precipitarse y pelear para intentar llegar al final en la mejor situación posible.

El barco todo bien. La verdad es que estamos pudiendo sacarle el cien por cien, no tenemos ningún problema que nos haga ir más despacio, sólo pequeños problemas que vamos solventando, y la tripulación, todos bien, físicamente bien y seguimos al cien por cien, y eso nos hace ser optimistas para el final de etapa en donde tendremos que apretar fuerte y sacar lo mejor de nosotros.

Poco más. Un abrazo desde el “MAPFRE”, desde el Hemisferio Sur.

Iker