Francisco Vignale: “Estas primeras 36 horas han sido un constante cuerpo a cuerpo y de mucha estrategia, ya que entre calmas, zonas de exclusión, viradas, trasluchadas, cargueros, islas, piedras y otros cinco barcos más, no da tiempo ni para sentarse a comer tranquilo”
GUERRA DE MANIOBRAS EN EL GOLFO DE OMÁN

Dos días hace ya que la flota de la Volvo Ocean Race partía de Abu Dabi rumbo a China y las distancias entre barcos continúan siendo mínimas. Maniobra tras maniobra pegados a la zona de exclusión frente a la costa de Irán y tratando de aprovechar el escaso viento que está reinando en pleno Golfo de Omán, el “MAPFRE” mantiene un duro mano a mano con el resto de la flota y ha logrado ser segundo durante gran parte de la noche, recortando poco a poco distancias con el líder “Dongfeng”.
 
Si bien en el parte de posiciones de las 20:00 horas en España de ayer el barco español se situaba quinto, tres horas más tarde la situación cambiaba por completo y la tripulación comandada por Xabi Fernández se colocaba tercero, siendo además el que navegaba más rápido y con más viento de toda la flota. A partir de ahí, la poca distancia entre barcos hacía que cada parte de posiciones fuese diferente, y es que con tan poco viento y tan poca distancia entre barcos, todo depende de quién gestione mejor cada racha y cada calma.
 
“Hemos tenido algunos altibajos”, comenzaba explicando Rafa Trujillo a primera hora de la mañana. “Ha habido momentos buenos como ayer a última hora, al final de mi guardia, cuando estaban las cosas muy difíciles sin nada de viento y cogimos una racha de 45 segundos que no cogió nadie, y pasamos de ir quintos a ir segundos. Ése fue el momento del día y de la etapa por ahora. Después, esta mañana ha sido un poco al contrario. Estábamos segundos, nos quedamos un poco a la izquierda y el viento ha rolado a la derecha, por lo que perdimos a “Alvimedica” primero y a “Brunel” durante la mañana”.
 
Así las cosas y según el parte de posiciones de las 11:00 hora española, el “MAPFRE” navega en cuarta posición con unos seis nudos de viento y muy cerca de “Alvimedica” y “Brunel”, de quienes le separan tan sólo 0,7 y 1,3 millas respectivamente, aunque todo apunta a que durante las próximas horas las posiciones volverán a cambiar. Por delante, el “Dongfeng” continúa liderando la flota con una ventaja de cinco millas sobre el resto del grupo.
 
Guerra de maniobras
A bordo del “MAPFRE”, la tripulación continúa adaptándose al ritmo de regata, aunque las constantes maniobras y el trabajo sin descanso no están dando tregua al equipo tal y como afirmaba Trujillo: “los dos primeros días durante la zona de exclusión -que es muy estrecha- durante las dos horas de descanso que teníamos Carlos [Hernández] y yo hicimos unas 16 trasluchadas, todas en las dos horas de sueño en las que supuestamente teníamos que dormir. Hoy, vamos virando cada media de 15-20 minutos, así que no hay mucho tiempo tampoco para descansar, pero bueno, ¡esto es la Volvo!”.
 
Sin lugar a dudas, la flota tiene clara la importancia de estar al cien por cien en estas primeras millas de etapa y por ello las maniobras son constantes, y es que quienes logren abandonar primero el Golfo de Omán tendrán grandes posibilidades de obtener una clara ventaja sobre los de detrás. “Estas primeras 36 horas han sido un constante cuerpo a cuerpo y de mucha estrategia, ya que entre calmas, zonas de exclusión, viradas, trasluchadas, cargueros, islas, piedras y otros cinco barcos más, no da tiempo ni para sentarse a comer tranquilo”, afirmaba Vignale.
 
Sea como sea está claro que todavía queda mucho por delante y no hay duda de que el “MAPFRE” continuará peleando milla a milla por mantenerse en los puestos de cabeza. “Está claro que esta etapa va a ser en función de cómo negociemos las encalmadas y los puntos de paso de aquí a Sanya. A ver si ya cogemos una buena línea y sobre todo salimos de esta zona de poco viento”, sentenciaba Trujillo.