Empieza la mañana después de una gran noche. Estamos navegando a unos 23 nudos dirección Sudoeste. Nuestras intenciones respecto a Cabo Verde es pasar por el medio, pero el viento está más a la derecha de lo que esperábamos.

El “MAPFRE” va bien; los problemas que tuvimos los resolvimos bien y estratégicamente la etapa es muy difícil. El calor ya se hace notar dentro del barco y en la temperatura del agua, el aire se hace más denso y la humedad hace que todo sea un poco más incómodo.

Ayer cambiamos del A3 al Mast Head para poder ganar un poco de velocidad. Eso nos hiso perder un poco sobre el “Vestas”, pero el barco tiene buena velocidad.

En el último reporte de posiciones que llegó al barco a eso de las 19:00 UTC estábamos quintos pero en una posición cómoda para darle la vuelta a esa situación, ya que pasar por Cabo Verde no va a ser fácil y estar en una posición mala pueda llegar a costar muchísimas millas en trasluchadas y sombras de viento de alguna de las islas.

Ayer fue el primer día en el que por primera vez no vemos a alguno de los otros barcos todo el tiempo. Es una sensación rara que quita un poco de presión, pero igualmente todos saben que los otros equipos están empujando, y mucho, para ganarnos.

A bordo todos están muy bien, sanos y bien alimentados. En unos días estaremos transpirando muchísimo en el cruce del ecuador, así que varios van a perder esos kilos de más. La Volvo además de ser una gran regata oceánica es la perfecta combinación para ponerse fuerte y perder peso!

 

Desde a bordo del “MAPFRE”, Francisco Vignale haciendo el reporte de la jornada.