Hoy ha sido el día de la regata de entrenamiento y de la primera de las tres regatas ProAm que se disputarán en Sanya. Comienza así la cuenta atrás para la salida de la cuarta etapa, de China a Nueva Zelanda.

ENTRENAMIENTO OFICIAL DEL “MAPFRE” EN CHINA

© María Muiña / MAPFRE

Comienza la cuenta atrás. En cada parada de la Volvo Ocean Race, el día de la regata de entrenamiento oficial implica que la salida de la etapa está cerca, y más aún la disputa de la regata costera.

Es como una simulación”, explica Rafa Trujillo, trimmer/caña del “MAPFRE”. “Sanya es además un sitio particular porque la salida va a ser de popa, como sucedió en Ciudad del Cabo, en vez de ceñida, que es lo normal”.

Ninguna de las dos regatas disputadas hoy es puntuable, pero a pesar de ello “siempre decimos lo mismo y al final estamos en el agua, entramos en modo regata y se nos olvida y vamos a muerte. Acordamos que siempre haya alguno que haga de poli malo, yo muchas veces, y nos recuerde por ejemplo que sólo tenemos un A3 para toda la vuelta”, dice el gaditano entre risas.

Lo cierto es que la regata de entrenamiento es muy útil para practicar la maniobra y  conocer el campo de regatas en el será no sólo la costera sino también el recorrido inicial de cada etapa. Hay que encontrar el balance entre mantener el ánimo de la tripulación, “si haces buenas maniobras en la costera harás buenas maniobras en offshore” dice Rafa, y al mismo tiempo cuidar el material, “porque al final sólo tenemos un barco, un palo y un juego de velas y tiene que durar hasta el final, así que hay que valorar los riesgos”.

Por ejemplo, el juego de velas para toda la vuelta al mundo incluye un único A3 así que hay que evitar un estrés a esa vela en este tipo de regatas. “La llamada hoy era salvar el A3”, reconoce Trujillo. “Sacar lo máximo posible de la regata pero no poner esa vela en riesgo”.

En estas regatas el barco va vacío, cargado sólo con las velas que se necesitan para la regata y se llevan los mínimos repuestos. “Nos parecemos más a un TP52 o a cualquier otro barco que hace regatas inshore, con la tripulación a la banda, que pocas veces lo ves en una offshore”, señala el andaluz.

Pero antes de la regata de entrenamiento en sí se realizan dos salidas previas. Simplemente el momento de la salida. Todo ese tiempo previo se suele aprovechar también para que algunos miembros del equipo de tierra chequeen ciertas cosas, como el “MAPFRE” ha hecho hoy.

Eduardo Valderas, responsable del equipo de tierra de electrónica y sistemas de navegación, ha estado a bordo hasta antes de la salida de la regata de entrenamiento oficial calibrando la electrónica del barco y controlando que todos los sensores funcionan correctamente. “Si hay algo que no estamos seguros que vaya bien o que hayamos detectado en el mantenimiento diario que podría fallar, un miembro del equipo de tierra de esa área puede venir a bordo antes de la regata para hacer comprobaciones”, apunta Rafa Trujillo.

Finalizada la jornada en China, mañana es otro día, con dos regatas más ProAm por disputar. Pasado, la costera y el domingo comienza la cuarta etapa a Auckland, a las 7:00 hora española