El equipo de tierra del “MAPFRE” está formado por un núcleo de más de 10 personas que trabajan no sólo alrededor del mundo sino también desde España. Un trabajo alejado de los focos, muchas veces en la sombra, sin el que este equipo de vuelta al mundo no sería una realidad. Nos colamos entre bambalinas para ir conociendo, poco a poco, al equipo humano del “MAPFRE”. Comenzamos con Ben Wright, jefe de tierra.

Con Ben Wright en la trastienda del MAPFRE

© María Muiña / MAPFRE

 

Ben se acerca sigilosamente y observa detenidamente cada uno de los repuestos que hay en una de las bolsas que irá a bordo en la cuarta etapa. Es tranquilo, organizado, meticuloso y rara vez se le oye levantar la voz.

Ésta es su cuarta Volvo Ocean Race como jefe de tierra. Tras ganar las tres ediciones anteriores con “ABN AMRO”, “Ericsson” y “Groupama”, recibía la llamada de Iker y Xabi para liderar el equipo de tierra de un proyecto que llegaba a la línea de salida con el tiempo extremadamente justo, por qué no decirlo. Hasta ese momento él era el responsable de la construcción de los VO 65, así que conocía bien los nuevos barcos para esta edición. Sabía que se encontraría un hándicap: siendo australiano es el único del equipo de tierra que no habla español. Pero eso no lo paró.

Sabemos cuál es tu puesto, ¿pero podrías explicar un poco a aquellos que lo desconocen en qué consiste tu trabajo?

El puesto de jefe de tierra tiene principalmente dos partes importantes. Por un lado una parte técnica: materiales, el barco, herramientas, mantenimiento, anticiparse y planear con antelación qué vamos a tener que cambiar y en lo que vamos a tener que trabajar… Y por otro lado está la gente, el equipo humano.

Es por tanto una combinación de planificar con antelación todo lo que puedas hacer con los recursos de los que dispones, anticiparse a qué podría romper, que romperá… con la gente que tienes: estar seguro de todo el trabajo que hacen, que todo encaja, buscar por las cosas apropiadas, hacer todo con tiempo suficiente y dedicación, pero al mismo vamos muy apretados de tiempo. No puedes perder dos días en algo, porque de repente estás retrasado. Y luego hay otras cosas muy básicas como la comida, lavanderías…

No suena sencillo la verdad… ¿qué es lo que más te gusta de lo que haces?

Que cada día es diferente. Cuando piensas que ya es una rutina, piensas que todo está bajo control, el barco sale para la etapa, nos vamos de China y todas las cosas que hemos vivido aquí y que han hecho cada día de trabajo un pequeño desafío, desde la lavandería hasta conseguir piezas de repuesto para el barco en China, se esfuman. Te organizas, lo controlas y luego te vas a otro lugar a comenar de nuevo.

¿Y qué es lo que menos te gusta? Seguro que hay algo que piensas ‘qué pereza tener que hacer esto ahora’

La peor parte es que siempre intentamos anticiparnos y organizar todo antes de tiempo pero puede pasar que olvidas algo o surge una gran “sorpresa” para la que no estás preparado, pero también forma parte de lo interesante de este trabajo. No pasa todo el tiempo, pero sucede y ves la gente buena que tienes en el equipo, en la oficina, en logística… Hablo de todo el equipo, desde la gente que está en España hasta la que viaja y lo sacas adelante.

¿Quién es el miembro de la tripulación con el que siempre estás más en contacto?

Es curioso, pero es diferente en cada proyecto. A veces tienes mucho contacto, dentro de lo permitido, a veces ninguno… Hasta ahora, han sido por supuesto Iker o Xabi, pero cuando están navegando no tengo muchas noticias de ellos la verdad. Tampoco los voy a molestar haciendo preguntas todos los días, no puedo hacer eso. Así que les dejo hacer sus cosas, su rutina, les dejo seguir con su vida en su burbuja.

Es importante ir recibiendo la lista de trabajos, porque si cuando lleguen a tierra hay que arreglar algo, por ejemplo en un país como China, si no lo sabemos probablemente no podamos. Así que para organizar todo y estar seguro de que tendremos los medios y piezas necesarias es importante recibir esa información desde el barco, aunque no todo los días se recibe la lista de trabajos; para nada.

Si tuvieses la posibilidad de hacer la Volvo Ocean Race como tripulante ¿la harías?

Creo que ésta es una regata muy especializada, pienso que yo encontraría más interesante y desafiante una vuelta al mundo en solitario o a dos, por ejemplo. Ésta es una regata muy física. Ciertamente los chicos más jóvenes quizás no tengan mucha experiencia en offshore pero son fuertes, jóvenes, atléticos…; cuadrarán. Es una regata muy física y de hecho la regla de tener obligatoriamente dos tripulantes menores de 30 años a bordo es acertada, porque además trae gente nueva a la flota y crea un una buena base de regatistas oceánicos.

La respuesta a tu pregunta es que probablemente no lo haría.

¿Cómo ves la regata en barcos monotipo?

Con todos los barcos iguales, creo que los navegantes están teniendo una buena regata: verte 26 días en el mar y ver la competitividad que hay todo el tiempo. Es una navegación muy intensa, con mucha presión, incluso teniendo en cuenta que las tres etapas que hemos vivido hasta ahora no han sido de mucho viento. Todo el mundo está listo ahora para etapas con viento duro y muy duras físicamente, que hasta ahora han sido bastante tranquilas en cuanto a condiciones, con viento ligero y muy técnicas. Y en las siguientes dos etapas habrá mucho de viento…

Si pudieses cambiar el puesto que tienes por otro dentro del equipo técnico, ¿lo harías?

En el equipo técnico es interesante cuando estás centrado en una única cosa, como por ejemplo el sistema de la quilla, o el del palo… He hecho esos trabajos antes y es muy satisfactorio cuando desmontas algo completamente, lo revisas, lo montas de nuevo y saber que está perfecto. Está bien ser responsable de un área específica al completo, pero la verdad es que me gusta mi trabajo.

¿Y qué es lo que produce una mayor satisfacción?

Cuando todos los chicos hacen un buen trabajo y ves que todo funciona como un equipo. Al final esto es una cuestión de gente, del equipo que tienes. No puedes hacer nada de esto sin un equipo humano, bueno en su trabajo y con una meta común. No sólo son buenos trabajadores, sino también con un buen carácter. Incluso cuando tienen un día duro o malo en el trabajo pueden igualmente sentarse juntos a cenar y reírse juntos. Eso es fantástico y muy difícil de conseguir. No puedes hacer nada de esto sin un equipo humano.