Una charla con Eduardo Valderas y Renato Conde para conocer, en pocas palabas, a dos componentes del equipo de tierra del “MAPFRE”. ¿Qué hacen y cómo afecta su trabajo a bordo? Intentaremos dar respuesta y conocer un poco más al equipo humano que se mueve tras las bambalinas de un equipo de vuelta al mundo

EN LA TRASTIENDA DEL “MAPFRE” (III): ELECTRÓNICA Y RIGGING

©María Muiña /MAPFRE

Seguimos con nuestra serie para conocer las bambalinas del “MAPFRE”. Hoy es el turno de Eduardo Valderas y Renato Conde. Sus puestos dentro del equipo de tierra son completamente diferentes, pero a fin de cuentas su objetivo final es muy semejante: hacer la vida más fácil a los regatistas durante las etapas; eso sí, cada uno centrado su área. Mientras Valderas tiene bajo su batuta la electrónica del barco -y con ello su trabajo se ve reflejado en la toma de decisiones a bordo-, Renato se ocupa de los aspectos relacionados con rigging, un área que va desde el palo hasta los cabos: navegación en estado puro.

Ha llegado la hora de conocer a dos nuevos miembros del “MAPFRE”. Pasen y vean.

Tu puesto en el equipo técnico de tierra del “MAPFRE” es…

Eduardo: Electrónica, calibración y en el general dar todo el apoyo para poder hacer una buena navegación electrónicamente hablando.

Renato: Hago un poco de dos cosas, aunque principalmente rigger y un poco de composites.

Para que lo entiendan el resto de los mortales, eso consiste en…

Eduardo: Pues por ejemplo cuando se saca el barco del agua se sacan todos los instrumentos y sistemas, los dispositivos eléctricos del barco, y se prueban uno por uno buscando errores o mal funcionamiento: que en un sensor de agua de flotación está dañada la corredera, pues se arregla; mejorar la calibración del barco; etc.

Renato: Rigging aglutina todo lo relacionado con el palo, la botavara y todos los cabos. Yo hago todo el chequeo del mástil, mantenimiento, sistemas, drizas, cabos, etc. Y dentro de eso, todos esos pequeños sistemas para mejorar un poco la vida a bordo.

Lo que más te gusta de tu trabajo es…

Eduardo: Innovar. Cuando tienes un problema gordo y necesitas pensar una solución.

Renato: El trabajo de los cabos es un trabajo normal, pero los cambios, las mejoras, los pequeños detalles para cambiar sistemas… Eso me encanta, es lo que más me gusta.

¿Y lo que menos?

Eduardo:¡Limpiar el barco!

Renato: Los trabajos más normales como hacer las marcas en los cabos, etc. ¡Es más aburrido pero hay que hacerlo! Yo estoy aquí como rigger, pero lo que más me gusta es el carbono.

¿Qué es lo que te produce una mayor satisfacción del trabajo que haces en el “MAPFRE”?

Eduardo: Cuando pienso algo, me lo imagino, lo hago y funciona. Por ejemplo, investigar cómo solucionar problemas de energía. Estudiar distintos sistemas, ver cuál elegir, hacerlo y que funcione. Eso, me gusta. Y ver que una vez hecho, ya ahí, que guste a la tripulación y digan que está bien.

Renato: Cuando tengo una idea, cambio una cosa que inicialmente a la gente no le convence, pero luego, tras insistir en probar, les parece bien y les gusta. Eso da satisfacción.

¿Cuál es el tripulante con el que más en contacto estás precisamente por tu área técnica?

Eduardo: Sin duda, el navegante, Jean Luc Nélias.

Renato: Depende de las fases, pero mucho con Rob Greenhalgh, que lleva más temas de cabos, y luego con Xabi y algo con Ñeti.

¿Cambiarías tu puesto dentro del equipo técnico por otro?

Eduardo: No. Quizás ser el jefe del equipo de tierra, pero no creo que me gustase [risas].

Renato: ¡No! Estoy muy contento siendo el rigger principal y haciendo algunos trabajos de composites, que como ya dije es lo que más me gusta. Mi padre siempre me enseñó a navegar y a construir barcos. Él es diseñador y constructor y de pequeños siempre navegábamos en los barcos que construíamos probándolos antes de venderlos. En el puesto que desempeño dentro del “MAPFRE” aprendo mucho y estoy en contacto con muchas personas de todas las áreas: constructor del palo, la empresa proveedora de cabos, los técnicos del Astillero de la regata e incluso he tenido la oportunidad de desarrollar algunos sistemas que ahora ya usan todos los VO65. Y eso es una satisfacción.

Si ahora te dijesen si quieres formar parte de una tripulación en la Volvo Ocean Race ¿aceptarías?

Eduardo: Sí. Pero también entiendo que haya gente que diga que no, porque es peligroso.

Renato: ¡Ése es mi sueño! Y éste es el inicio del sueño. Algún día espero poder hacerla, pero no es fácil llegar a conseguirlo. Estar aquí es un principio.