El barco español ha cruzado la línea de llegada a las 13:47:32 hora española tras unas últimas largas millas en las que se ha quedado sin viento. El “SCA” ha sabido aprovechar esta situación llegando a la línea por delante de los españoles, que ya piensan en la segunda etapa.

El "MAPFRE" ya está en Ciudad del Cabo

El “MAPFRE” llegando a Ciudad del Cabo, final de la primera etapa © María Muiña/MAPFRE

Tras 27 días 47 minutos y 32 segundos de navegación ininterrumpida, el barco español “MAPFRE” ha finalizado hoy viernes las 6.487 millas (12.014 km) teóricas entre Alicante y Ciudad del Cabo (Sudáfrica) que le han llevado por el Mediterráneo, Estrecho de Gibraltar, el Ecuador, las calmas ecuatoriales y el frío Océano Sur.

El “MAPFRE” ha cruzado la línea de llegada a las 13:47 hora española, bajo un cielo azul, un fuerte calor y muy poco viento. Lo cierto es que la aproximación a la línea de llegada ha sido con toda probabilidad para los españoles las millas más largas de toda la etapa, prácticamente parados sin apenas viento, mientras “SCA” avanzaba con más viento, cruzando finalmente por delante de los de Iker Martínez.

Hay una zona de exclusión por los cargueros y tenemos que ir o por un lado o por el otro. Sabíamos que si íbamos por un lado, las chicas iban a ir por el otro y es lo que ha pasado: nosotros hemos ido por un lado, ellas por otro, ha calmado, nos hemos quedado sin viento los dos y ‘SCA’ al final ha tenido un poco más de viento y le ha dado para pasar. Sabíamos que ellas iban a elegir la opción que no eligiésemos nosotros. Hemos fallado en esa elección y hemos perdido un punto”, ha explicado el patrón Iker Martínez ya en tierra.

Visiblemente cansados tras 27 días de navegación, la tripulación española está enfocada ya en la segunda etapa, que comenzará en sólo 12 días: “Tenemos muy poco tiempo para preparar la próxima etapa y hay mucho por trabajar, así que hay que aprovechar muy bien este tiempo en tierra para conseguir llegar mejor a la segunda”, decía el brasileño André Fonseca.

Xabi Fernández, por su parte, ha añadido que “en la cabeza está ya la segunda etapa. Es todo cuestión de preparación y de seguir afinando. Hay que sacar lo positivo de esta etapa y es que hemos aprendido mucho del barco, de la tripulación y de nosotros mismos y yo creo que sin duda estamos más preparados para la siguiente etapa”.

Dificultades de la primera etapa

Iker Martínez recordaba que esta primera etapa siempre es muy dura porque es donde los barcos se enfrentan a los primeros problemas, “pero en esta ocasión hemos tenido bastante suerte ya que hemos tenido dos problemas que podían habernos hecho incluso parar y que los hemos podido medio resolver”, desvelaba. “El primero fue que no éramos capaces de usar el motor y por tanto de arrancarlo y cargar las baterías; pensamos que quizás teníamos que parar. Ya al final, después de dedicarle cierto tiempo, conseguimos resolverlo y ha funcionado”.

También hubo susto con las velas, que pudo ser peor de lo que finalmente fue gracias a la pericia de la tripulación: “Podría haber sido muy grave fue la rotura del cable del stay del spi, que pudimos verlo a tiempo y pudimos quitar la vela sin que se partiese por la mitad. Aunque nos dejó esa vela inutilizable para el resto de la etapa, pudimos salvarla para el resto de la competición en una edición en la que el número de velas es muy limitado, por lo que es muy importante no perder ninguna. El no disponer de esta vela nos ha limitado en las opciones tácticas, lo que en una etapa en donde la ‘meteo’ ha sido muy complicada siempre supone un hándicap”.

Fruta, ensalada y un buen bistec de ternera

Ya en tierra firme la tripulación ha pasado los chequeos médicos y hecho los análisis de sangre. “Aunque tendremos que recibir aún los resultados, los cuestionarios realizados no revelan nada importante o de consideración. Alguna indecencia en temas de piel y contusiones leves. La pérdida de peso media ha sido de cuatro kilos, con variaciones entre unos y otros pero muy similar a ediciones anteriores; nada preocupante puesto que en esta primera etapa es en la que más peso se pierde”, declaraba el responsable de salud del equipo Iñigo Losada.

Y por fin, el deseado filete de carne, fruta y ensalada. La tripulación del “MAPFRE” ya está en Ciudad del Cabo. Mañana será un nuevo día de trabajo (en tierra).

CLASIFICACIÓN FINAL ETAPA 1
ALICANTE (ESPAÑA) – CIUDAD DEL CABO (SUDÁFRICA): 6.487 millas (12.014 km)

1º Abu Dhabi Ocean Racing, UAE (Ian Walker). 25d 3h 10m 44s
2º Dongfeng Racing Team, CHN (Charles Caudrelier). 25d 3h 22m 48s
3º Team Brunel, NED (Bouwe Bekking). 25d 7h 33m 25s
4º Team Vestas Wind, DEN (Chris Nicholson). 26d 0h 48m 47s

5º Team Alvimedica, USA/TUR (Charlie Enright), 26d 13h 07m 38s
6º Team SCA, SWE (Sam Davies), 26d 23h 37m 49s

7º MAPFRE, ESP (Iker Martínez), 27d 0h 47m 32s

CLASIFICACIÓN GENERAL*

1º Abu Dhabi Ocean Racing, UAE (Ian Walker). 1 punto
2º Dongfeng Racing Team, CHN (Charles Caudrelier). 2 puntos
3º Team Brunel, NED (Bouwe Bekking). 3 puntos
4º Team Vestas Wind, DEN (Chris Nicholson). 4 puntos

5º Team Alvimedica, USA/TUR (Charlie Enright). 5 puntos
6º Team SCA, SWE (Sam Davies). 6 puntos

7º  MAPFRE, ESP (Iker Martínez). 7 puntos

*Sistema de puntuación a la baja. Cada equipo suma tantos puntos como su posición en la etapa. No existe posibilidad de descarte. Gana el que menos puntos tenga al final de la última etapa.