El barco patroneado por Iker Martínez ha comenzado hoy la última etapa de la Volvo Ocean Race, que discurre entre la Bretaña francesa y Suecia, con una parada de unas 24 horas en La Haya (Holanda)

LA ÚLTIMA ETAPA DE LA VOLVO OCEAN RACE HA COMENZADO

Salida de la novena etapa desde Lorient © María Muiña/MAPFRE

Ocho meses después de que la aventura comenzase en Alicante, hoy ha empezado en Lorient (Francia) la novena y última etapa de la Volvo Ocean Race 2014-2015 y lo ha hecho con buen pie para el barco español “MAPFRE”, que tras completar un recorrido entre boyas de cinco tramos ha puesto rumbo libre en la segunda posición, 28 segundos por detrás del holandés “Brunel”, que ha liderado en todo el recorrido previo.

La flota buscaba su sitio ante la línea de salida con un viento de unos 11 nudos de dirección Oeste, y a las 17:00 horas comenzaba la etapa. “SCA” y “Alvimedica” se adelantaron al bocinazo cometiendo una salida prematura y teniendo que penalizarse dando una vuelta.

Y mientras toda la flota se concentraba en el lado del Comité, el “MAPFRE” buscó su sitio en solitario por el pin y lo encontró. Con Iker Martínez de nuevo a la caña, los españoles arrancaban con fuerza los primeros compases de una etapa de un total de 960 millas que se completará en dos tramos, ya que hay una parada de unas 24 horas en La Haya (Holanda).

Por su parte, el “Brunel” comenzó firme abriendo brecha con el “MAPFRE”, segundo. Esa distancia se redujo en el tercer tramo del recorrido previo hasta los 25 metros tras protagonizar un espectacular cruce propio de un Match Race en el que Iker Martínez y los suyos se llevaron el gato al agua cruzando por la proa de los holandeses.

Tras cinco tramos completados, la baliza de desmarque de Lorient despidió a la flota en el siguiente orden: “Brunel”, “MAPFRE”, “Vestas”, “Dongfeng”, “Abu Shabi”, “SCA” y “Alvimedica”.

La flota se dirige ahora rumbo sur hacia la bahía de Quiberon, en la que tendrá que estar muy atenta a las corrientes y por la que pasará esta noche. Ésa será en opinión del proa “Ñeti” Cuervas-Mons la primera parte complicada de la etapa, a la que seguirán tres más, como decía antes de comenzar esta última etapa: “Pasar por debajo de la isla Belle Ile, que habrá un desvente. Luego todo el rodeo de la parte Noroeste de la Bretaña hasta la punta de Brest. Y luego ya el Canal de la Mancha, que parece que va a ser un correcaminos. Supongo que las tres primeras partes antes del canal decidirán la llegada a La Haya, y después del pit-stop puede pasar cualquier cosa”.

Se espera que las condiciones en el Canal de la Mancha sean de vientos de unos 15 nudos de intensidad. Según Xabi Fernández sería en ese punto en donde la flota podría empezar a estirar y tirar para adelante, “pero en teoría hay poco viento, mucha corriente y muchas líneas de trafico. No será una navegación fácil”, adelantaba el guipuzcoano.

Lo que está claro es que especialmente en el primer tramo de la etapa, de Lorient a La Haya, habrá muchos factores a tener en cuenta (corrientes, desventes, infinitas áreas de exclusión…) que harán que tanto el patrón Iker Martínez como el navegante Jean Luc Nélias tengan que pasar mucho tiempo concentrados en la mesa de navegación.

Será sprint en el que seguro no dormiremos mucho, así que hay que saber administrarse y saber apretar en los momentos que hay que apretar”, señalaba el cántabro Cuervas-Mons.

Se estima que la flota tardará aproximadamente dos días y medio en cruzar la llamada “Puerta de Tiempo” de La Haya, en la que se tomarán los tiempos de llegada de cada barco y desde la que los barcos retomarán la etapa el sábado, día 20, a partir del mediodía, hasta llegar a Gotemburgo (Suecia).