El equipo español en la Volvo Ocean Race confirma su tripulación para la etapa que unirá los puertos de Itajaí y Newport. Los trabajos en tierra ya están casi terminados y la tripulación prepara los últimos entrenamientos.

EL “MAPFRE”, ANTE LA SEMANA FINAL EN BRASIL

© María Muiña / MAPFRE

Ha pasado poco más de una semana desde que la tripulación del “MAPFRE” llegase en una brillante segunda posición a Itajaí (Brasil). Atrás quedó el ciclón Pam, el Pacífico, cabo de Hornos, el Atlántico Sur y, con todos ellos, las secuelas sobre la flota. Nada más llegar a puerto, y mientras los regatistas ponían un pie sobre el pantalán, el equipo de tierra ponía otro a bordo para comenzar la parada más estresante de esta edición de la vuelta al mundo. Ahora, el “MAPFRE” ya está en el agua y hoy vuelve manos a la obra con el primer entrenamiento en aguas brasileñas.

Una semana de trabajos en tierra

Mientras los tripulantes descansaban, el equipo de tierra se quedaba en Itajaí con un único objetivo: dejar preparado al cien por cien el “MAPFRE” y es que después de la épica quinta etapa, en la vuelta al mundo todavía hay mucho que decir con el cruce del Atlántico.

Ésta siempre es una parada importante porque en el océano Sur los barcos empujan mucho y con todos los barcos iguales, la competición está muy ajustada tal y como estamos viendo en cada llegada”, explica Ben Wright, jefe de tierra del “MAPFRE”, para quien en la quinta etapa “el material y equipamiento se han llevado hasta el límite, al igual que los propios tripulantes, y eso hace que en tierra hayamos tenido bastante lío, tal vez más de lo que pensábamos porque nos hemos llevado grandes sorpresas, como el encontrar las piezas que sujetan las crucetas al palo rotas, daños en las velas, etc. No nos esperábamos estas sorpresas y ha tenido su parte importante de logística, como el traer unas piezas desde Newport a Brasil que, gracias a una buena gestión, pasaron aduanas sin problemas y llegaron a Brasil en 24 horas. Un gran trabajo”.

Durante esta semana, los integrantes del equipo de tierra han estado centrados en reparar y, por supuesto, en “buscar todo el tiempo todas las pequeñas sorpresas que uno se puede encontrar, que ya han sido suficientes por ahora, pero nunca dejamos de buscar. El Océano Sur ha quedado atrás, es una cierta sensación de alivio, especialmente para la tripulación, pero en términos de ‘edad’ del barco se vuelve peor y peor”. Es por ello, que “probablemente veremos más cosas extrañas en el barco, extraños fallos, fatiga… Por lo que debemos estar muy vigilantes y buscar en cosas tontas y que nunca creerías que podrían romperse, seguir chequear y seguir comprobando todo”.

Ahora, en palabras del jefe de tierra del equipo español, después de una semana a destajo “todos los daños en las velas han sido reparados todo lo bien que se puede hacer dentro de las regla y en cuanto a los problemas con las crucetas, hemos sustituido todas las piezas, no sólo las que estaban rotas”.

Eso sí, para mantener el ritmo de trabajo en Brasil ha sido necesario reforzar el equipo de tierra con cuatro personas locales, tres pintores y una de apoyo para compras y gestiones. “Ellos han estado pintando, puliendo y barnizando apéndices dando los últimos retoques” y es que sin duda, para el “MAPFRE”, la parada en Itajaí es un punto de inflexión por lo que “queremos que el barco esté ‘presentable’, ésta es una parada importante para el equipo, al igual que Newport”.

Las velas, la clave para lo que resta de vuelta al mundo

Con la mitad de la vuelta al mundo en millas ya hecha, la preocupación del jefe de tierra se centra ahora en “todo lo relacionado con la edad, la fatiga, alrededor del barco, el mástil. Hay que estar seguros de que sabemos cómo están todas las piezas y chequear. Todos, equipo de tierra y tripulación, estamos vigilando, motivados, centrados y al mismo nivel de trabajo que hemos hecho hasta ahora”.

Aunque, sin duda, la principal preocupación de Wright es “supongo que la misma que tienen muchos de los equipos: el mantenimiento de las velas hasta el final de la regata porque son el motor del barco”.

Xabi Fernández llegaba al fondo de la cuestión en materia de velas al explicar que para esta nueva etapa el “MAPFRE” tiene previsto estrenar. “El reglamento de ‘Volvo’ permite un juego de velas más cuatro velas de repuesto para toda la vuelta al mundo y hay cada equipo tiene que gestionarlas como pueda o quiera” recordaba Xabi Fernández, para quien “de esas cuatro velas sólo habíamos usado un foque en la etapa tres y cuatro y ahora, para esta etapa que viene, vamos a usar el código cero y el fraccional nuevo. Son velas que están muy cansadas de todo lo que llevamos de vuelta al mundo y aunque no es una gran ventaja, porque los demás equipos ya lo están haciendo, sí es verdad que hay ciertos equipos que ya lo usaron en ciertas etapas y tienen dos velas en medio buen estado y nosotros las tenemos nuevas, a estrenar”. Sin duda, según el vasco, “en esta etapa, que hay que cruzar el Ecuador, tener esas dos velas frescas nos puede ayudar un poquito”.

Xabi Fernández, de nuevo patrón

Hace escasos días Iker Martínez anunciaba que “vuelvo retomar el trabajo que hicimos durante la etapa tres y cuatro, que fue muy difícil: vuelta a empezar con el equipo, con una tripulante diferente y todo el equipo diferente”. El bimedallista olímpico se refería, claramente, a su preparación olímpica con el Nacra 17, un proyecto al que “ahora tenemos que dar continuidad e intentar seguir aprendiendo y conseguir formar un equipo competitivo, que por el tiempo y las limitaciones que tenemos en los recursos, es algo muy complicado”. Iker anunciaba entonces que estaría en Hyères (Francia) por lo que no estaría en la sexta etapa.

El equipo español ha sacado la artillería pesada y qué mejor manera de afrontar esta nueva etapa que hacerlo con la misma tripulación que se subió a lo más alto del podio en Auckland (Nueva Zelanda).

Xabi Fernández volverá por tanto a coger el mando del “MAPFRE” y repetirá como patrón. Hoy ya estaba trabajando en Itajaí y ya ha planificado la última semana en tierras brasileñas: “Esta semana, un poco como siempre: preparar todo. Hoy se navega, probaremos las velas nuevas que vamos a usar en la siguiente etapa y el miércoles ya no se navega para preparar todos los repuestos y todo lo que se lleva a bordo en la etapa. El jueves empieza todo el programa oficial: practice race, pro-am, la inport race del sábado -que para nosotros es importante porque tenemos mucha gente siguiéndonos- y el domingo ya es la salida”. Es la recta final.

A bordo, el vasco contará con Jean Luc Nélias, navegante, para tomar las decisiones más importantes a bordo. Rafa Trujillo regresa a bordo mientras el resto de la tripulación se mantiene estable: Ñeti Cuervas-Mons, André Fonseca, Rob Greenhalgh, Carlos Hernández, Willy Altadill y Francisco Vignale como reportero a bordo.