Océano Índico. Nunca imaginé navegar en estas aguas. La edición anterior viví la regata desde tierra trabajando con Puma Ocean Racing y esta etapa en especial me pareció de lo más entretenido de la regata, obviamente no por esta primera parte porque en la anterior edición empezaron desde Maldivas. Estoy hablando de lo que viene después del estrecho de Malaca.

Es muy buena la sensación de estar viviendo esto. Hoy desperté porque se decidió hacer el peeling [cambio de velas] del A3 a código cero y no tenía ni la menor idea de dónde estaba. Abrí los ojos y no sabía si estaba en Argentina, España, Costa Rica o navegando en un barco.

A los pocos segundo miré a mi alrededor y vi gente vestida de rojo y fibra de carbono por todos lados. Era claro que estaba en el “MAPFRE”, navegando en el Índico durante la tercera etapa de la Volvo Ocean Race.

Temprano por la mañana conté mis aventuras en el “Green Dragon” navegando desde Irlanda hasta Australia. Jean Luc, que es un navegante de vasta experiencia, me escuchaba con atención y hacía varias preguntas. Me generó una sensación de buenos recuerdos y ganas de aventurarme nuevamente como aquella vez. Lo bueno es que eso está por venir, y pronto. Luego del estrecho de Malaca cualquier cosa puede pasar ¡y hay que tener los ojos bien abiertos!

Han sido unas 24 horas interesantes para el “MAPFRE”, con buenas noticias ¡y sobre todo buenos vientos!

Acabamos de llegar al Norte de las Islas Maldivas. Estamos a 200 millas de la costa india y perdimos millas sobre los tres primeros barcos porque agarraron el buen viento antes que nosotros.

Esta tarde va a haber una compresión debido a una zona de poco viento en la cercanía de la costa con India”, me comenta Jean Luc. “Es un buen momento para recuperar lo perdido y enfocarse en el nuevo viento al Sur de Sri Lanka”.

Logramos pasar a “Alvimedica” por sotavento navegando más altos que ellos con el código cero cuando ellos navegaban con el A3. Ahora estamos a unas cuatro millas de diferencia y nos mantenemos estables.

La tripulación está contenta y súper motivada. Durante la noche se navegó muy bien y súper enfocados en el trimado de las velas.

André Fonseca tuvo una gran guardia y ganó una milla sobre los turco-americanos con un gran maneje del barco en un viento que cambió de dirección del 345º al 10º.

Es importante estar concentrado y entender al viento para que el barco navegue a su máxima velocidad y lograr esa milla de diferencia”, comenta el brasileño.

Desde el “MAPFRE” les deseamos buenos vientos ¡y buen domingo de descanso!

#vamosMAPFRE!

Fran Vignale