Hoy es un día en el que reflexionamos, en el que entendemos que el “MAPFRE” no está en una posición muy cómoda y pensamos en qué fue lo que nos hizo estar donde estamos hoy. Esto fue lo que hablé hoy con Iker que y me ayudó un poco a entender el cómo y por qué estamos donde estamos.

El paso de las calmas ecuatoriales fue un paso complicado, ya que el Oeste pegó fuertemente y así fue como “Brunel” y “Abu Dhabi” sacaron una distancia considerable. Tan sólo “Vestas” consiguió cruzar totalmente aislado al Este en una opción muy, muy arriesgada que le fue muy bien. Allí quedamos atrás con la pelea entre “Dongfeng” y “Alvimedica” mientras los otros tres barcos se escapaban por delante.

Luego, en la bajada por la costa brasileña, que normalmente no es demasiado complicada, ha habido un viento totalmente inestable y ha sido muy caótico por momentos. Optamos por la opción de ir por la costa para dejar más espacio con el anticiclón de Santa Helena -que está muy al Sur- y tomar una opción más segura. Sin embargo, nos hemos encontrado con un viento demasiado inestable y no hemos conseguido ir todo lo rápido que pensábamos que íbamos a ir, por lo que la costa no ha sido tan buena.

Básicamente, desde antes de las calmas hasta llegar al Sur no hemos estado donde teníamos que estar, así que poco a poco fuimos perdiendo millas. Los de delante están a 270 millas, lo que no es una distancia irrecuperable pero sí considerable a no ser que suceda algo inesperado, ya que los partes meteorológicos muestran muchas complicaciones hasta Ciudad del Cabo.

Mientras sigamos navegando igual, apretando desde el fondo y teniendo el barco seguro todo esta a nuestro favor para que no terminemos la primera etapa sextos. Aquí hay que esperar lo inesperado y estar preparado lo máximo posible para dar lo mejor de uno y trabajar en equipo como una sola pieza. Estimamos seis días más de regata hasta Ciudad del Cabo y serán seis días en los que esta tripulación no va a dar respiro a los de adelante.

Franciso Vignale, haciendo el reporte diario desde el “MAPFRE”