Xabi, Ñeti, Neal, Pablo, Rob, Willy… Todos forman parte del equipo del VO65 MAPFRE. Carácter latino, anglosajón, veinteañeros, treintañeros, cuarenta añeros, cincuenteros… Un diversa mezcla de caracteres unidos por una pasión: la Volvo Ocean Race.

Para Rob Greenhalgh todo un veterano con cuatro vueltas al mundo a sus espaldas, éste ha sido su sueño desde niño. Describe la regata como “la aventura más épica y dura que hay, la que todo el mundo quiere ganar” y sabe que cada vez es “más y más competitiva, y sin duda también más difícil de ganar”. No obstante él ya lo consiguió, y lo hizo en su primera participación, en la edición 2005-06. A bordo del ABN AMRO ONE, junto al patrón neozelandés Mike Sanderson.

Willy Altadill es el más joven de todos. Tiene 24 años y lleva desde muy pequeño en contacto con la Volvo Ocean Race “porque mi padre ya se dedicaba a esto”. El vueltamundista y navegante catalán Guillermo Altadill es su padre.

Con el gen de la navegación oceánica en las venas y acostumbrado a navegar en barcos grandes desde muy joven, no ha resultado difícil ver a Willy debutar en la Volvo Ocean Race con sólo 21 años. Lo hizo con el MAPFRE y fue junto al regatista chino “Black” el tripulante más joven de los 88 que compitieron en la edición 2014-15 Él no le da muchas vueltas al tema: “Un día tuve la oportunidad de hacer la ‘Volvo’, y la hice”. Y punto.

Pero descubrir, la descubrió hace mucho tiempo. “Más que de lo que me contaban de la regata, ha sido lo que he leído de ella. Haber visto algún libro que te explicaba más o menos la regata, cómo era…”. Eso fue lo que más le atrajo.

Ñeti Cuervas-Mons hizo su primera Volvo Ocean Race en 2008-09 como tripulante Under-30, es decir, menor de 30 años. Ante la pregunta de cuándo la Volvo Ocean Race llamó su atención, como siempre y como buen “cantabrón”, salta en la conversación el nombre de su ciudad, Santander. “Cuando más me llamó la atención fue con el Galicia 93 Pescanova, cuando un amigo mío de Santander, Toño Piris, participó en la Vuelta al Mundo. Para nosotros era la estrella de la ciudad porque un amigo nuestro, que es de aquí, de Santander, regatista, se iba a hacer la vuelta al mundo para todos los chavalillos que andábamos por el club era una referencia”.

En esos años de invierno en el Marítimo y verano en el Puntal seguro que Ñeti que no imaginaba que algún día llegaría a hacer no sólo una sino cuatro vueltas al mundo. Y que precisamente esa cuarta sería con Toño Piris como compañero de equipo, ya que es el jefe de tierra del MAPFRE.

Y si hay alguien que sabe y conoce mucho la Volvo Ocean Race, ese es Neal McDonald, nuestro director de performance.

“Navegar entre icebergs, Cabo de Hornos… Todas las historias me evocaban imágenes que describían la regata como algo que cuando era joven soñaba hacer. Y despertó cierta curiosidad en mí, más que cualquier otra cosa”.

Ésta es su octava Volvo Ocean Race, en un puesto de tierra pero también podría navegar en alguna etapa. Neal nunca se cansa. Y sus palabras nos hacen descubrir por qué:

“Cuando miras en el mapa todos los lugares en los que has estado… Es difícil describir a la gente lo bien que se siente uno al conseguir un logro así”.

“Es una experiencia increíble. Tienes que hacerlo y estar allí para sentir lo emocionante que es formar parte de ello”. 

Amén.