Hemos pasado la quinta noche a bordo del MAPFRE y como se diría en una carrera de caballos: estamos cuerpo a cuerpo con “Dongfeng”. Menos de una milla es lo que nos separa y les podemos ver hasta la cara a los tripulantes. Hasta antes que cayera el sol estuvieron delante de nosotros y después de hacer el peeling A3 a MH 0 no los podíamos pasar. Me subieron al palo para echar un vistazo, chequear viento y ver qué set de velas estaba usando el barco chico-francés. Una vista impresionante desde los 30 metros de palo que tiene el VO65.

A eso de las 22:00 UTC teníamos a “Brunel” en la proa, a ocho millas, y “Dongfeng” a estribor y poco a poco le fuimos pasando. Por la madrugada, bien temprano, sobre las 02:00 UTC ya estaban en nuestra popa y a menos de una milla. Esta regata es muy emocionante, muy intensa y al estar tan pegados realmente se siente la presión del adversario, la asfixia y las ganas de pasarle constantemente.

Nuevamente tuvimos viento poco estable y hemos pasado el peso de proa a popa como en un tobogán.

Cambiamos el horario de desayuno, almuerzo y cena ya que a las 01:30 de la madrugado el sol se asoma y a las 16:30 UTC la luna aparece. Ahora estaremos comiendo en un horario más natural, adaptado a la luz del día.

¡Vamos MAPFRE!

Fran Vignale