Una convergencia es la agrupación de nubes en una misma línea debido a que dos sistemas de viento las empujan hacia ambos lados. Ayer vimos una y fue la razón que nos ha hecho cambiar el rumbo de Este a Noroeste.

Es sorprendente ver cómo se alinean las nubes y empiezan a descargar agua debido a que la temperatura baja. Impresiona ver tantas nubes juntas y la lluvia caer por distintas aéreas tan delimitadas que si tuviéramos la velocidad necesaria podríamos esquivarlas sin ningún problema.

La experiencia en este tipo de clima es importantísima ya que puedes evitar una calma sólo con bordear un grupo de nubes.

Jean Luc ha pasado mucho tiempo durante el día estudiando las nubes y llevándonos por el camino mas rápido. No hemos podido esquivar todas, pero las que pasamos por el medio han servido para refrescarnos, bañarnos y disfrutar de la naturaleza que nos rodea. El calor es muy fuerte y una lluvia de esas te devuelven el alma al cuerpo.

Las velas que hemos estado usando son el MH 0 y el A3. Por la mañana el viento subió a 12 ó 13 nudos y fue necesario el peeling de MH 0 a FRO. Estamos navegando a buena velocidad y el barco se siente bien.

El parte que llegó temprano esta mañana no fue de los mejores, pero el “MAPFRE” no afloja y confiamos en que la llegada al segundo Doldrum sea como empezar la regata nuevamente y podríamos generar una diferencia durante el cruce del mismo.

Ya van quince días de regata y todavía falta mucho por navegar. La etapa cada vez se pone más estratégica, por lo que también es más interesante.

¡Preparaos porque los próximos días van a ser de locos!

¡Vamos MAPFRE!

Fran Vignale