Naturaleza humana: de lo que hay poco se quiere mucho.

No digo que nos falte comida, de hecho comemos excelentemente, y las condiciones son perfectas para tener un banquete detrás de otro. Comer mata ansiedad, saca el aburrimiento, entretiene la boca y nos hace pensar en más comida. En días como el de hoy la comida es tu mejor aliado o tu peor enemigo: el chocolate no parece suficiente, los platos principales se quieren repetir más de dos veces y el jamón se desvanece en las manos.

Sin olas, con poco viento, de popa y con uno de nuestros oponentes delante de nosotros a una milla… Suerte que no nos podemos comer los dedos porque estaríamos todos mancos.

Respecto a ese role del que ayer les hablé, todavía no ha llegado… Se está haciendo esperar y muy lentamente llega y se va. Con una dirección de viento del 190º, Jean Luc e Iker tienen que seguir esperando o tomar otra opción. De momento permanecer a la espera y junto a “Brunel” es la mejor opción.

“Abu Dhabi” trasluchó al mediodía, haciéndonos pensar que dependiendo de la dirección del viento podría ser una buena decisión y así ir a navegar a donde está “Alvimedica” que, por lo que se veía desde aquí, tienen mejor viento.

Horas más tarde el viento rolo al 220º y poco a poco nos da para ir bajando y cruzar la alta presión.

Faltan aproximadamente unas mil millas y cuatro días hasta Portugal y el “MAPFRE” surca las aguas del Atlántico en un buen mano a mano “Brunel”, que está peleando como un campeón.

Como un preso que lija los barrotes para ser libre estamos trabajando sobre los holandeses para que esta etapa esté a favor nuestro y no al de ellos.

¡Un excelente domingo para todos!

#vamosMAPFRE

Fran