El piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz Jr. ha estado hoy en Palma y ha navegado en el MAPFRE junto a su patrón Xabi Fernández. El barco subcampeón de la vuelta al mundo está en la isla balear coincidiendo con la celebración de la 37 Copa del Rey MAPFRE.

© Ugo Fonollá

La velocidad es lo suyo, y lo que les gusta. Uno está en la élite del automovilismo, en la Fórmula 1, y otro en la de la vela olímpica en su momento y oceánica en la actualidad: la vuelta al mundo. Hablamos de Carlos Sainz y de Xabi Fernández, piloto del Renault Sport Formula One Team y patrón del VO65 MAPFRE respectivamente. Hoy han hecho un parón en sus agendas para, turnándose al timón del MAPFRE, intercambiar experiencias y conocimientos de dos deportes en los que la velocidad es lo primero.

Encuentro en la Copa del Rey MAPFRE
Sainz y Fernández se han encontrado en el Real Club Náutico de Palma esta mañana, donde han coincidido y saludado a SM el Rey Felipe VI momentos antes de qué éste soltase amarras para competir con el “Aifos 500” en la segunda jornada de la Copa del Rey MAPFRE.

El plan del día era aprovechar las magníficas condiciones de la bahía de Palma para, en las cuatro horas que han navegado, conocer más de la vela oceánica, uno de los deportes más sacrificados y duros que existen.

Yo creo que le ha gustado”, ha dicho Xabi Fernández. “Estaba muy interesado por todo y nos ha hecho muchísimas preguntas. Hemos visto cómo se acerca cada vez más la tecnología de ambos deportes”.

© Ugo Fonollá

Se pueden sacar muchas semejanzas entre ambos mundos sobre todo como optimizan los factores que tienen a su disposición: viento, velas, tripulación… Al final un equipo es muy parecido a la Fórmula 1 y se basa en optimizar todos los recursos que tienes para ir lo más rápido posible”, ha señalado Sainz.

En Fórmula 1 obviamente estás solo, muy concentrado, no piensas en absolutamente nada que no sea el semáforo y en reaccionar lo antes posible a él. Antes hay mucha preparación mental y hay que estar muy centrado en la estrategia; y me imagino que es muy parecido aquí, como vemos: cruzar la línea con el tiempo exacto y lo más rápido posible”.

El barco es pura fibra de carbono, pura optimización de espacio, de peso, de aerodinámica, hidrodinámica… Me encanta. No voy tan rápido como un Fórmula 1 obviamente, pero la sensación es que es muy rápido en el mar”.

El récord de velocidad del día, para Sainz
No se le da nada mal porque ha batido el récord de velocidad del día llevando el barco: 18,5 nudos de velocidad”, decía Xabi con una sonrisa.

Y parece que a Sainz le ha gustado según dejan ver sus palabras: “Llevar un barco de estos a 18 nudos es una barbaridad. Da sensación de velocidad que es lo que a mí me gusta, hemos tenido un par de rachas de viento que las hemos sabido aprovechar. Sé que soy un privilegiado por haber navegado aquí. Gracias a la tripulación que me ha hecho sentir como en casa. He aprendido un montón sobre vela y navegación. A repetir pronto seguro”.

© Ugo Fonollá

Pasión por su deporte
De diferentes generaciones, Sainz tiene 23 años y Xabi 42, si hay una cosa que les une es la pasión por sus respectivos deportes.

Xabi cuenta con una dilatada carrera en la que ya ha conseguido ser campeón olímpico, ha completado seis vueltas al mundo a vela y ha inscrito su nombre en la élite de la vela mundial a base de pasión, sacrificio y esfuerzo, algo que Sainz valora especialmente: “Hay mucha gente que se dedica al deporte pero la que más admiro es la que se ve que es su pasión, que no hace otra cosa que pensar en su deporte. Un ejemplo es Rafa Nadal que vive por y para el tenis y por y para ganar; y sé que también tiene relación con MAPFRE y es uno de mis referentes”.

Desde los 10 años quería formar parte de esta élite de del motor sport que es la Fórmula 1, y una vez aterrizado en aquí mi objetivo es ser campeón. Sé que es duro y va a ser difícil llegar a ese nivel y a ser campeón, hay que tener también ese punto de suerte como en la vela y más cosas. Estoy preparado para ello y es mi objetivo”.