Acabamos de pasar el estrecho de Ormuz y la verdad es que la cosa está muy complicada, muy difícil. Tenemos uno o dos nudos de viento y los barcos que iban primero como el “Abu Dhabi” y el “Dongfeng” ahora están al lado nuestra. Nos hemos parado todos y estamos ahora mismo todos juntos en un radio de dos millas esperando a ver a quién le entra la racha y a ver quién la coge para poder escapar y salir de esta situación por delante de los demás.

La salida de Abu Dabi fue bastante buena, con unos 10 nudos de viento. Después, según íbamos subiendo hacia el Este, el viento fue subiendo y llegamos a tener 20 nudos, siempre de popa y la verdad es que cruzamos bastante rápido hasta el estrecho.