Habla el canario Carlos Hernández, trimmer/proa del “MAPFRE”.

La cosa sigue difícil. Estamos en la pelea en la parte de delante, cinco barcos que llevamos navegando en las últimas 48 horas cara contra cara. Nos vemos los cinco. Trasluchando desde hace 48 horas, la vida a bordo ha sido muy dura porque son trasluchadas con 25-30 nudos de viento, full stacking, sin descansar… Cada dos o tres horas: trasluchada. Llevamos como en 48 horas como unas 35; está siendo duro, pero aquí estamos, en la pelea.

Por lo menos nos vemos todos los barcos y es algo bonito: después de unas 4.000 millas tras la salida poder estar cinco barcos juntos.

Esperamos llegar a cabo de Hornos todos bien, y en unos dos días.

Será mi segunda vez allí. La primera vez que lo pasé no fue en esta misma situación sino que lo doblé en contra del viento, la corriente, las olas**… Esta vez lo voy a pasar como normalmente se suele hacer [de Oeste a Este], así que creo que será mejor y más cómoda la navegación.

No obstante, como todo el mundo sabe, en cabo de Hornos hay viento fuerte y nos esperamos todo lo peor para pasarlo. Con ganas de hacerlo, con ganas de pasar por segunda vez…

Un abrazo a todos,

Carlos.

** Carlos Hernández dobló por primera vez cabo de Hornos en 2013, de Este a Oeste (en sentido contrario a cómo lo harán ahora los Volvo Ocean 65), como tripulante del Volvo Open 70 “Maserati” (exEricsson 3) que completó la distancia entre Nueva York y San Francisco en 47 días, dos horas y 33 minutos.